(Una visita a) Ambra Llibres

Visitamos la librería Ambra Llibres, de Gandía (Valencia), donde charlamos con Maria Bravo, librera al frente de la llibreria Ambra tras la jubilación de su fundadora Pepa Fernández en la localidad de Dénia en 1983. PREGUNTA: ¿Puedes contarnos la historia de Ambra Llibres desde su fundación hasta hoy mismo? RESPUESTA:  Ambra nace de la mano […]

Por en La Voz del Librero, Librerías, Visita Librerías

Visitamos la librería Ambra Llibres, de Gandía (Valencia), donde charlamos con Maria Bravo, librera al frente de la llibreria Ambra tras la jubilación de su fundadora Pepa Fernández en la localidad de Dénia en 1983.

PREGUNTA: ¿Puedes contarnos la historia de Ambra Llibres desde su fundación hasta hoy mismo?

RESPUESTA:  Ambra nace de la mano de la librera Pepa Ferrando, que, allá por el año 1983, monta una librería en Dénia. En Gandia, con la llegada del Campus de la Universitat Politécnica de València, en el año 1993, Pepa decide apostar por una librería emplazada en la bella Plaça de l’Escolapia, en la que quería ofrecer todas la referencias y publicaciones que un lector o lectora necesitase sin necesidad de desplazarse a València, así como ofrecer a los habitantes de la comarca -Gandía es capital de la comarca de la Safor y cuenta con una gran cantidad de vida y actividad cultural- la posibilidad de disponer de una librería que se pudiera comparar con las de las grandes capitales, como Barcelona en ese momento.

En 2006, cambia su ubicación, desplazándose unos trescientos metros pero manteniéndose en el centro histórico de la ciudad, llegando hasta la actualidad en ese mismo emplazamiento.

En el año 2011, Pepa decide que ya ha llegado el momento de jubilarse, y desde ese momento Maria Bravo es la librera que se encarga de la gestión de la librería.

P: Ahora que se habla tanto de identidades, ¿cuál dirías que es la de Ambra?, es decir, ¿cuáles son sus objetivos, sus líneas de trabajo?…

R: La filosofía de Ambra siempre ha sido ofrecer el máximo posible de oferta literaria y cultural a los habitantes de Gandía, así como a los del resto de pueblos de la Safor y comarcas vecinas, añadiendo una amplia actividad cultural, de forma que sin tener que desplazarse hasta la capital, Valencia, esté al alcance de aquel que esté interesado.

Demostrar, además, que en ciudades y pueblos de provincia también existe la inquietud y demanda de este tipo de programación cultural (presentaciones de libros, firmas, recitales poéticos, cuentacuentos, cursos de formación con temática literaria…) y de oferta literaria diversa y variada.

Por otra parte, ofrecer la amplia oferta literaria que existe en nuestra otra lengua oficial, el valenciano.

P: ¿Cómo organizáis la librería? ¿A qué secciones concedéis una especial
atención?

R La librería está organizada por diferentes secciones, para nosotras todas las secciones son importantes. Cierto es que la sección infantil y juvenil recibe un cuidado especial, ya que sabemos que estos lectores tempranos son el futuro y, sin ellos, no tendrá sentido existir.
Otra sección que es muy cuidada es la poesía, intentamos que esté viva y dinámica. Ofrecer todas las opciones posibles a este tipo de lector o lectora que es tan específico.

En la parte de narrativa intentamos dar espacio a editoriales independientes que están publicando verdaderas maravillas; aunque su venta sea menor, consideramos que deben tener el espacio que se merecen en las mesas de novedades.

Resta decir que prestamos la misma atención a las dos lenguas cooficiales de nuestro territorio.

P: ¿Os sentís bien integradas en el tejido librero y, por extensión, cultural de Valencia? ¿Participáis en iniciativas colectivas?, ¿hay comunicación y colaboración entre librerías?

R: Nos sentimos muy reconocidas por la sociedad en general, Ambra está integrada en el imaginario de la población de nuestro entorno. Todos los días nos llegan mensajes de afecto y apoyo que nos animan a seguir con nuestra tarea. El hecho que estemos a sesenta kilómetros de València tiene sus ventajas e inconvenientes, pero entre los inconvenientes más destacados es que esa distancia física, a veces, es perjudicial para que algunos autores lleguen hasta la librería.

A pesar de ello, nosotras siempre reivindicamos nuestra esencia y nuestra importancia como promotores en el sector del libro y la lectura, así como de la cultura en general.

Para ser más fuertes, solemos colaborar con librerías amigas en diferentes iniciativas, tanto de la ciudad como de otros lugares de nuestro Territorio. Por ejemplo, organizando la gira de un autor en la que visita tres librerías en dos días. Además, somos una librería asociada a nuestro Gremi de Llibrers, y nuestra participación es activa en todas las iniciativas que se proponen.

P: ¿Y qué hay de las instituciones?

R: En nuestro entorno más inmediato, las instituciones públicas nos cuidan, reconocen el papel y el valor que tiene para la ciudad el que una librería con nuestras características esté activa, y solemos colaborar durante varias veces al año, sobre todo durante la Setmana Literària, que ha acabado por convertirse en un trimestre literario y participamos en toda la programación organizada, tanto en la venta de libros como en la propuesta de posibles actividades.

En cuanto a administraciones autonómicas, quizá debería haber un plan estratégico más concreto para la red de librerías que hay a lo largo y ancho de todo el País Valencià, echo de menos que la comunicación sea más fluida, no quiero decir con ello que no haya, pero debería ser más constante y más concreta.

R: Por favor, ¿puedes recomendarnos algún libro reciente que os haya gustado especialmente?

P: Acabamos de leer Sola, de Carlota Gurt, que ha sido publicada en la editorial Proa en catalán, y por la que también ha decidido apostar, en castellano, Libros del Asteroide.

El lector encuentra a Mei, de unos cuarenta años, con una relación de pareja que no pasa por su mejor momento, que decide irse sola a la masía en la que vivía su familia cuando ella nació, para enfrentarse a la escritura de la novela que lleva queriendo escribir desde hace años. Durante su estancia allí, reflexionará sobre su presente y futuro inmediato. Es una novela que te atrapa, con su cuenta atrás, que aborda temas tan humanos como la soledad, los vínculos afectivos, la maternidad, desde los diferentes roles (hija, madre, no madre…). Su lectura no deja indiferentes, te atrapa y quieres ser testigo de la transformación que va sufriendo su protagonista.