Más libros de la semana de Zona Cómic

“Epiphania” de Lodovic Debeurme

Avatar for gotham-comics Por    |

Epiphania de Ludovic Debeurme. Ediciones KrakenEPIPHANIA
Ludovic Debeurme
Trad. García Valcárcel, Jorge
ISBN: 978-84-16435-49-4

Epiphania es un cómic que impacta por su portada, más reminiscente de una estampa religiosa que de un tebeo al uso. Nubarrones de tormenta, un tsunami, el reparto de la obra situado de forma teatral y presidiendo la escena los dos protagonistas principales, como si fueran La Virgen y el Niño. Impacta y da buena cuenta de lo que encontraremos en el interior: una línea de dibujo que recuerda a Daniel Clowes y una técnica de color similar a la que emplea Joan Cornellà; y ciencia ficción apocalíptica por un tubo, con personajes grotescos que no desentonarían en la historieta Agujero Negro de Charles Burns.

Aunque visualmente Epiphania es notable, lo es más por su manera sutil y sosegada de documentar los acontecimientos que se suceden a lo largo de sus páginas. Aquí no hay dobles páginas espectaculares ni ningún tipo de alharaca dramática. Tampoco se nos hace espectadores de explosiones estéticas desentonantes que interrumpan el flujo de la narración. Los hechos se presentan en una implacable rejilla de seis viñetas por página, fusionando viñetas (a veces dos, a veces cuatro) para recalcar la importancia de algún momento en concreto. Esta narrativa eficaz (y convencional) le va como anillo al dedo a una trama que se desarrolla de forma harto natural: los personajes, prisioneros de lo que sucede, van encontrándose con situaciones bizarras y con los conflictos derivados de la aparición de una nueva especie en la tierra, intentando asimilar la inédita situación y capeando como pueden el temporal.

Sin estridencia alguna se tratan también los temas que subyacen en la obra, como por ejemplo, el miedo a tener descendencia, la soledad, la rabia de la adolescencia, el miedo a la diferencia, los que odian, los que son odiados, los que aprender a odiar porque son odiados…

Podéis suponer que Epiphania me ha encantado, y así es, pero voy a ponerle una pega a este cómic de Ludovic Debeurme: es el primer tomo de tres y te quedas con ganas de más.

De acuerdo… ¡eso no es ninguna pega!

Jaume Albertí, de librería Gotham Cómics Mallorca

comic recomendado - Epiphania

“Epiphania” de Lodovic Debeurme

Avatar for gotham-comics Por    |

Epiphania de Ludovic Debeurme. Ediciones KrakenEPIPHANIA
Ludovic Debeurme
Trad. García Valcárcel, Jorge
ISBN: 978-84-16435-49-4

Epiphania es un cómic que impacta por su portada, más reminiscente de una estampa religiosa que de un tebeo al uso. Nubarrones de tormenta, un tsunami, el reparto de la obra situado de forma teatral y presidiendo la escena los dos protagonistas principales, como si fueran La Virgen y el Niño. Impacta y da buena cuenta de lo que encontraremos en el interior: una línea de dibujo que recuerda a Daniel Clowes y una técnica de color similar a la que emplea Joan Cornellà; y ciencia ficción apocalíptica por un tubo, con personajes grotescos que no desentonarían en la historieta Agujero Negro de Charles Burns.

Aunque visualmente Epiphania es notable, lo es más por su manera sutil y sosegada de documentar los acontecimientos que se suceden a lo largo de sus páginas. Aquí no hay dobles páginas espectaculares ni ningún tipo de alharaca dramática. Tampoco se nos hace espectadores de explosiones estéticas desentonantes que interrumpan el flujo de la narración. Los hechos se presentan en una implacable rejilla de seis viñetas por página, fusionando viñetas (a veces dos, a veces cuatro) para recalcar la importancia de algún momento en concreto. Esta narrativa eficaz (y convencional) le va como anillo al dedo a una trama que se desarrolla de forma harto natural: los personajes, prisioneros de lo que sucede, van encontrándose con situaciones bizarras y con los conflictos derivados de la aparición de una nueva especie en la tierra, intentando asimilar la inédita situación y capeando como pueden el temporal.

Sin estridencia alguna se tratan también los temas que subyacen en la obra, como por ejemplo, el miedo a tener descendencia, la soledad, la rabia de la adolescencia, el miedo a la diferencia, los que odian, los que son odiados, los que aprender a odiar porque son odiados…

Podéis suponer que Epiphania me ha encantado, y así es, pero voy a ponerle una pega a este cómic de Ludovic Debeurme: es el primer tomo de tres y te quedas con ganas de más.

De acuerdo… ¡eso no es ninguna pega!

Jaume Albertí, de librería Gotham Cómics Mallorca

comic recomendado - Epiphania

“Omega Men” de Tom King

Avatar for gotham-comics Por    |

Omega men de Tom King ECC ediciones. DCOMEGA MEN
Autor: Tom King
Trad: Jaime Valero
ECC Ediciones

Con 23 años y motivado por los sucesos del 11S, Tom King entró en la CIA y acabó como agente antiterrorista en Bagdad. Sus experiencias en Irak acabaron por informar su serie El Sheriff de Babilonia (dibujada por Mitch Gerads y recopilada en cartoné en España por ECC en 2018), pero el tema bélico, sangrante y sin concesiones, aparece también de forma significativa en dos cómics más con guión suyo: Mr. Milagro (ilustrado de nuevo por Mitch Gerads y publicado en 12 números de grapa por ECC entre 2018 y 2019) y, el que nos ocupa, Omega Men (recopilado en cartoné por ECC en 2019).

Los Omega Men fueron creados por Marv Wolfman y Joe Staton a principios de la década de los 80 del pasado siglo, apareciendo por primera vez en las páginas de la serie regular de Linterna Verde. Este grupo de rebeldes del sistema Vega luchaba contra las fuerzas opresoras de la Ciudadela, que tenía bajo su yugo a todos los planetas del sistema.

Los Omega tuvieron su propia colección mensual en la que la oposición a los invasores se llevaba a cabo de forma drástica y despiadada. La colección era cruda, muy cruda, en la representación de la violencia, algo casi inédito en un tebeo de “superhéroes” de la época. Y digo “superhéroes” porque aunque los Omega representaban el Bien con mayúsculas y su causa era legítima (y la Ciudadela representaba el MAL), ninguno de ellos podía alardear de no haberse manchado las manos de sangre. Los componentes principales del grupo eran dispares, cada uno nacido en un planeta distinto de Vega, y con unos esquemas mentales y físicos variopintos. Solo su odio a la Ciudadela y su confianza en el resto de los Omega los mantenía unidos.

El trabajo de King (ilustrado mayoritariamente por el efectivo Barnaby Bagenda) recoge el testigo del cómic de los 80 y lo hace aún más realista y, por tanto, oscuro (no hay nada más oscura que la guerra real). Los Omega siguen ensuciándose en cuerpo y alma para liberar a Vega de la Ciudadela, e incluso secuestran al actual Linterna Verde para utilizarlo como “bomba” en un ambicioso plan, que se va desvelando episodio a episodio, para acabar por siempre con la tiranía que les ha transformado en los sangrientos rebeldes que son hoy en día.

El realismo en los cómics de superhéroes, en mi opinión y en la mayoría de los casos, no les sienta nada bien, pero ese es un tema que da para mucho y creo que ahora debemos centrarnos en el caso que nos ocupa. Como ya he dicho, los Omega no son superhéroes (aunque habiten el universo superheroico de DC) y el tratamiento que se le da a la guerra en este libro es histórica y contemporáneamente real, y eso es un punto a su favor y de hecho es para mí el principal aliciente del cómic. En ningún momento aplaudes lo que los Omega hacen para conseguir su propósito último (y si lo haces, amigo, es que tienes problemas): actos terroristas, dejar morir a miles para salvar a billones… Es necesario, es estomacante. King no rehuye las consecuencias de todo conflicto bélico en el que están implicados civiles. Los lásers matan, mutilan, dejan marcas en los difuntos y en aquellos que les sobreviven. Cambian la ortografía de ciudades, de planetas enteros. Transforman, envilecen el imaginario colectivo de naciones. No hay solución de cuento de hadas (o de tebeo de superhéroes): es imposible derrotar a la Ciudadela sin ponerse a su nivel o peor. La evolución del personaje de Kyle Rayner (el Linterna Verde secuestrado) es plenamente indicativa de ello.

Si estoy dando a entender que es un cómic nihilista es porque así es y no puede ser de otro modo. También es una lectura compulsiva, repleta de misterios, con una narrativa a menudo sincopada y que frecuentemente nos deja con la certidumbre de que hay algo que se nos escapa, pero eso es una de las características del trabajo del guionista y con un poco de paciencia por parte vuestra podréis ver que todo queda aclarado al final.

Y el final es tan demoledor como el resto de la serie. Se hace un repaso sobre donde están los protagonistas actualmente y, pese a no saber con seguridad si la información que se nos da es verdadera o falsa, o algo intermedio, las probabilidades de que los Omega se hayan convertido en aquello contra lo que han luchado tan encarnizadamente son tan altas que te dejan sin respiro y con la seguridad de que no hay ninguna guerra que se gane. Todas las guerras se pierden.

Jaume Albertí. Librería Gotham Cómics Mallorca

“Omega Men” de Tom King

Avatar for gotham-comics Por    |

Omega men de Tom King ECC ediciones. DCOMEGA MEN
Autor: Tom King
Trad: Jaime Valero
ECC Ediciones

Con 23 años y motivado por los sucesos del 11S, Tom King entró en la CIA y acabó como agente antiterrorista en Bagdad. Sus experiencias en Irak acabaron por informar su serie El Sheriff de Babilonia (dibujada por Mitch Gerads y recopilada en cartoné en España por ECC en 2018), pero el tema bélico, sangrante y sin concesiones, aparece también de forma significativa en dos cómics más con guión suyo: Mr. Milagro (ilustrado de nuevo por Mitch Gerads y publicado en 12 números de grapa por ECC entre 2018 y 2019) y, el que nos ocupa, Omega Men (recopilado en cartoné por ECC en 2019).

Los Omega Men fueron creados por Marv Wolfman y Joe Staton a principios de la década de los 80 del pasado siglo, apareciendo por primera vez en las páginas de la serie regular de Linterna Verde. Este grupo de rebeldes del sistema Vega luchaba contra las fuerzas opresoras de la Ciudadela, que tenía bajo su yugo a todos los planetas del sistema.

Los Omega tuvieron su propia colección mensual en la que la oposición a los invasores se llevaba a cabo de forma drástica y despiadada. La colección era cruda, muy cruda, en la representación de la violencia, algo casi inédito en un tebeo de “superhéroes” de la época. Y digo “superhéroes” porque aunque los Omega representaban el Bien con mayúsculas y su causa era legítima (y la Ciudadela representaba el MAL), ninguno de ellos podía alardear de no haberse manchado las manos de sangre. Los componentes principales del grupo eran dispares, cada uno nacido en un planeta distinto de Vega, y con unos esquemas mentales y físicos variopintos. Solo su odio a la Ciudadela y su confianza en el resto de los Omega los mantenía unidos.

El trabajo de King (ilustrado mayoritariamente por el efectivo Barnaby Bagenda) recoge el testigo del cómic de los 80 y lo hace aún más realista y, por tanto, oscuro (no hay nada más oscura que la guerra real). Los Omega siguen ensuciándose en cuerpo y alma para liberar a Vega de la Ciudadela, e incluso secuestran al actual Linterna Verde para utilizarlo como “bomba” en un ambicioso plan, que se va desvelando episodio a episodio, para acabar por siempre con la tiranía que les ha transformado en los sangrientos rebeldes que son hoy en día.

El realismo en los cómics de superhéroes, en mi opinión y en la mayoría de los casos, no les sienta nada bien, pero ese es un tema que da para mucho y creo que ahora debemos centrarnos en el caso que nos ocupa. Como ya he dicho, los Omega no son superhéroes (aunque habiten el universo superheroico de DC) y el tratamiento que se le da a la guerra en este libro es histórica y contemporáneamente real, y eso es un punto a su favor y de hecho es para mí el principal aliciente del cómic. En ningún momento aplaudes lo que los Omega hacen para conseguir su propósito último (y si lo haces, amigo, es que tienes problemas): actos terroristas, dejar morir a miles para salvar a billones… Es necesario, es estomacante. King no rehuye las consecuencias de todo conflicto bélico en el que están implicados civiles. Los lásers matan, mutilan, dejan marcas en los difuntos y en aquellos que les sobreviven. Cambian la ortografía de ciudades, de planetas enteros. Transforman, envilecen el imaginario colectivo de naciones. No hay solución de cuento de hadas (o de tebeo de superhéroes): es imposible derrotar a la Ciudadela sin ponerse a su nivel o peor. La evolución del personaje de Kyle Rayner (el Linterna Verde secuestrado) es plenamente indicativa de ello.

Si estoy dando a entender que es un cómic nihilista es porque así es y no puede ser de otro modo. También es una lectura compulsiva, repleta de misterios, con una narrativa a menudo sincopada y que frecuentemente nos deja con la certidumbre de que hay algo que se nos escapa, pero eso es una de las características del trabajo del guionista y con un poco de paciencia por parte vuestra podréis ver que todo queda aclarado al final.

Y el final es tan demoledor como el resto de la serie. Se hace un repaso sobre donde están los protagonistas actualmente y, pese a no saber con seguridad si la información que se nos da es verdadera o falsa, o algo intermedio, las probabilidades de que los Omega se hayan convertido en aquello contra lo que han luchado tan encarnizadamente son tan altas que te dejan sin respiro y con la seguridad de que no hay ninguna guerra que se gane. Todas las guerras se pierden.

Jaume Albertí. Librería Gotham Cómics Mallorca

“En un rayo de sol” de Tillie Walden

Avatar for Librería Noveno Arte Por    |

En un rayo de sol. Primera parte. Tillie WaldenTítulo: En un rayo de sol. Primera parte.
Autor: Tillie Walden
Editorial: La Cúpula
Páginas: 284
ISBN: 9788417442330
Formato: 21,3×16,3 Rústica
Precio: 27,90 euros

 

En un rayo de sol es la segunda obra que llega a nuestro país de Tillie Walden, después de que en 2017 se convirtiera en una de las grandes revelaciones del cómic en medio mundo con la publicación de Piruetas (editada aquí también por La Cúpula). Este era su cuarto trabajo y con él ganó el premio Eisner 2018 a la mejor obra basada en hechos reales. Antes de eso, ya había ganado el premio Ignatz en 2016 como autora revelación por su primera novela gráfica, The End of Summer, y volvió a ganar en 2017 al ser considerada el nuevo talento más prometedor con la segunda, I Love This Part, que también estuvo nominada a los Eisner. Lo más sorprendente, y más con este currículum, es que Walden solo tiene veintidós años.

Piruetas. Tillie Walden Si Piruetas era una autobiografía centrada en la etapa adolescente de autodescubrimiento de la autora, cuando dedicaba su vida al patinaje de competición, ahora nos traslada a un mundo fantástico con muchos elementos de ciencia ficción para presentarnos a Mia, la protagonista de una historia en dos tiempos. Así, En un rayo de sol se presenta como una obra muy alejada de la que nos descubrió a Walden, pero con la que tiene más elementos en común de los que podría parecer a simple vista. Publicada inicialmente como webcómic (categoría en la que tuvo una nominación en los premios Eisner 2017), la historia de casi seiscientas páginas nos llega dividida en dos tomos. Afortunadamente, La Cúpula ha anunciado la salida del segundo para abril, así que la espera para desvelar todos los misterios que encierra la trama no será muy larga.

Volviendo al argumento, nos encontramos con la Mia del presente que entra a formar parte de un equipo de restauración de edificios antiguos; a partir de ese momento, la pareja formada por Alma y Charlotte, la pizpireta Jules, la silenciosa Ell (persona no binaria y “muda” por alguna causa que aún no conocemos) y el gato Paul (el único personaje masculino de toda la obra) se convertirán en su nueva familia mientras se dedican a viajar de planeta en planeta reparando ruinas. Al mismo tiempo, conocemos la historia de la Mia de cinco años atrás, cuando estaba en un internado y su sueño era llegar a ser la mejor jugadora de Lux, y momento en el que conoce a Grace, la que se convertiría en su mejor amiga y su gran amor.

en un rayo de sol detalle portada

Walden destaca una vez más en su retrato de la época adolescente, con todas sus dudas, sus miedos y sus descubrimientos. Hay espacio para hablar sobre temas como el bullyng; sin embargo, el elemento predominante es el amor: la amistad, el amor romántico y la familia. También hay aventuras, naves espaciales con forma de pez y muchos secretos, pero tendremos que esperar a que se desvelen y ver cómo se conectan el presente y el pasado de Mia.

Puede llamar la atención que esta sociedad esté formada exclusivamente por mujeres. No tendría por qué ser así, ya que la trama resulta tan fascinante y absorbente que esto pasa a ser un elemento secundario. Aun así, no estaría de más preguntarse si en el caso contrario la ausencia de personajes femeninos sería algo llamativo y reseñable. Probablemente no, o no en la misma medida, lo que revaloriza el trabajo de autoras como Walden en pro de la igualdad y la representatividad.

El dibujo es sencillo y delicado y, en esta ocasión la autora, sin abandonar su habitual bitono en muchas de las páginas, se atreve a añadir color en muchas de las escenas; colores que, por un lado, ayudan a crear un ambiente onírico en esos escenarios espaciales y, por otro, a remarcar momentos de especial emoción o dramatismo, concretados a menudo en una sola viñeta que ocupa toda la página.

Una obra fantástica llena de emoción y sensibilidad (mención especial para el capítulo 6, construido enteramente sin texto), tan deliciosa como la canción de Belle and Sebastian que le da título: Asleep On a Sunbeam.

en un rayo de sol página