Cuestionario librero 103: Elisa Victoria

Sobresalta un poco que ya hayan pasado tres años desde la publicación de Vozdevieja, pues la personalidad de la niña Marina, con la que Elisa Victoria (Sevilla, 1985) debutó en 2018, es de las que se han quedado a vivir con nosotros, tan especial como era y tan bien expresada. Aquella ópera prima, que en […]

Por en Entrevista

Sobresalta un poco que ya hayan pasado tres años desde la publicación de Vozdevieja, pues la personalidad de la niña Marina, con la que Elisa Victoria (Sevilla, 1985) debutó en 2018, es de las que se han quedado a vivir con nosotros, tan especial como era y tan bien expresada. Aquella ópera prima, que en su día recomendamos aquí, acertaba a contar “todo lo que en mi infinita ingenuidad esperé de la vida durante una corta etapa. La etapa en la que pedía perdón al suelo por haberme caído encima. Al final el suelo tampoco era mi amigo y no podía besarme el culo. Cuántas ilusiones rotas”… El alma preadolescente del personaje quedó maravillosamente registrada (“Si cambio todo el tiempo, ¿cómo voy a saber quién soy?”), con sus curiosidades y sus temores, y una de sus fobias ya era la “puta catequesis”, que la distraía de todo aquella que la distraía e interesaba más. “Ése es el secreto de la religión: te dan un susto y luego te acarician el lomo”, se leía allí, y ese germen de anticlericalismo instintivo viene ahora desarrollado y razonado en El Evangelio, segunda novela de Elisa Victoria, en la que Lali, la nueva protagonista, cuenta su temporada como profesora en un colegio de monjas. Nos acercamos a la presentación madrileña del libro, en la Casa del Lector, y allí, unos minutos antes del acto, le entregamos a la autora el cuestionario librero, con pregunta final llegada desde la librería coruñesa Moito Conto.

[Fotografía: Elisa Victoria, en Madrid, 28 de abril de 2021. Fotografía de Juan Marqués.]

¿Cuál fue el libro que inoculó en ti el veneno de la lectura?

Fue un proceso variopinto, primero Donde viven los monstruos de Maurice Sendak, luego La auténtica Susi de Christine Nöstlinger, El pequeño vampiro de Angela Sommer-Bodendurg, La máquina de follar de Charles Bukowski, y cuando llegué a Frankenstein de Mary Shelley ya no podía parar.

¿Hay algún personaje de novela al que te gustaría parecerte (o te hubiera gustado cuando lo leíste)?

A los doce años deseé con fuerza parecerme a Carrie White en cuanto a los poderes porque me identificaba con ella en algunos aspectos y me hubiera venido muy bien su telequinesis.

¿Cómo eliges tu siguiente lectura? ¿Qué peso tiene la selección de la librería o la recomendación del librero / de la librera en tu decisión de compra?

A menudo voy a tiro hecho pero es frecuente también que me acerque sólo por merodear una librería en cuya selección confío y me deje seducir por el surtido. Es más frecuente que pida consejo explícito si voy buscando un libro para regalar.

Sé valiente, por favor: ¿qué lectura “insoslayable” tienes todavía pendiente?

No he leído nada de Tolkien.

¿Sabes de algún libro extranjero que habría que traducir con urgencia, o alguno descatalogado o muy desconocido que haya que reeditar para bien del mundo?

Forming de Jesse Moynihan, una maravilla que ojalá se reeditara en inglés y se tradujera al español.

Algún vicio inconfesable sobre libros (subrayar, tirar a la basura, robar, gastarte lo que no tienes, esconder los libros que compras para que no te riñan en casa, hacer listas y hasta estadísticas con los libros que lees, leer hasta el ISBN y el colofón…)

Cuando me gustan mucho los suelo abrazar e incluso le puedo llegar a dar un beso a alguna página, si no me convencen a veces no los termino.

Define tu perfil de librero/a ideal: tímido/a, parlanchín/a, con un ordenador en la cabeza, sabelotodo, a la última, clásico/a…

Me gusta que mantengan buen equilibrio entre ser amables y dar espacio.

¿Qué tiene que tener una librería para que te apetezca volver a ella?

Además del frecuente catálogo de editoriales literarias independientes, me suele resultar atractivo que haya cómic underground de ayer, de hoy y/o de importación, fanzines, arquitectura e iluminación interesantes, torres de libros viejos de segunda mano, láminas de ilustración fresquitas, literatura infantil, ambiente tranquilo y silencioso o un buen hilo musical.

Recomiéndanos, por favor, un clásico (o varios) y un libro reciente.

Como clásicos recomiendo por ejemplo Primer amor de Iván Turguenev, El libro del desasosiego de Fernando Pessoa, La pasión según G.H. de Clarice Lispector, La senda del perdedor de Charles Bukowski, Ética demostrada según el orden geométrico de Baruch Spinoza o Agujero negro de Charles Burns.

Como libro reciente recomiendo Sacrificios humanos de María Fernanda Ampuero.

[Y la pregunta 10 llega hoy desde la librería Moito Conto (La Coruña):]

¿Para cuándo un texto que acompañe las viñetas de alguno de tus dibujantes favoritos?
Esto siempre ha sido un sueño mío, he colaborado con algunas de mis ilustradoras favoritas en varias ocasiones pero en modo texto e ilustración, que también es precioso, y en el pasado hubo algún intento por mi parte de trabajar en algún guión para cómic pero no llegó a materializarse, por lo que me encantaría retomar esta idea en el futuro ahora que tengo más práctica y he leído más cómics. Se me ocurren montones de dibujantes con los que sería un honor trabajar y dar ese salto del texto ilustrado a la fusión en la viñeta. No tengo ningún proyecto de este tipo entre manos ahora mismo pero ojalá acabe pasando en los próximos años.