Más libros de la semana de Literatura

“Ella pisó la Luna” de Belén Gopegui

Avatar for Librería Taiga Por    |

Ella pisó la Luna

Ella pisó la Luna

Gopegui, Belén

ISBN

978-84-397-3652-3

Editorial

LITERATURA RANDOM HOUSE

Mas información

Es revelador pero sobre todo emocionante este texto en el que Belén Gopegui reivindica los logros silenciosos y no vistos de las mujeres a través de la figura de su madre, Margarita Durán.

Este texto, que se concibió como conferencia para el ciclo titulado “Ni ellas musas, ni ellos genios”, está lleno de admiración, respeto y amor. Es el inmenso legado de una madre a su hija. Pero también se convierte en el inmenso legado de infinitas mujeres representado en una sola, porque Gopegui consigue que miremos a nuestro alrededor y veamos a las mujeres que forman parte de nuestras vidas, y que con su lucha silenciosa han transformado y transforman cada día no solamente nuestras vidas sino también las de otras muchas personas.

Gopegui también habla de su padre, a quien en este caso le da un honroso lugar de secundario para iluminar la vida de su madre:

“Margarita Durán y Luis Ruiz de Gopegui son mi madre y mi padre, y quiero contar parte de su historia desde la observación de dos caminos vitales diferenciados, marcados por el género en un determinado entorno político y social”.

Escuchemos, entonces, su historia. ¿Quién fue Margarita Durán?

Margarita se casó con Luis Ruiz de Gopegui en 1958, él había estudiado Ciencias Físicas, ella Enfermería aunque quiso estudiar Medicina, pero su familia se opuso.

La primera hija de ambos muere apenas un mes después de nacer, tenía espina bífida. Al año siguiente nace Miriam con una importante lesión cerebral debido a una negligencia médica. Combatirá y luchará por la vida de su hija con amor y cuidados diarios durante los más de veintiséis años que Miriam vivió, combatirá también ayudando a otros niños del barrio y a sus familias con el mismo problema de su hija, y denunciando la impunidad de médicos irresponsables y la falta de ayuda absoluta que entonces existía para las familias con personas dependientes.

Su tercera hija es quien cuenta la historia, Belén Gopegui.

Margarita Durán también se implicó junto al padre Llanos en la mejora de las condiciones sociales de su barrio y empezó a ir a Pozo del Tío Raimundo y a colaborar con la Fundación que aquél creó, logrando que la declararan de Interés Público y Social. Luchó por conseguir desde bancos para poder sentarse hasta la construcción de un nuevo centro 1º de Mayo o la rehabilitación de un viejo centro para convertirlo en Escuela de Hostelería. Y se hizo miembro de Amnistía Internacional cuando ni siquiera estaba legalizada en España.

En 1986 Miriam muere y tras un largo y doloroso duelo Margarita se implica aún más en su trabajo voluntario para Amnistía. Será coordinadora del grupo de Argentina y se pondrá en contacto con las Madres y las Abuelas de la Plaza de Mayo. Realizará distintos viajes en los que traerá a España numerosos documentos sobre personas desaparecidas para que en España se les pudiera hacer la justicia que se les negaba en su país.

Margarita murió en enero de 2015 tras haber firmado un testamento vital en el que pedía que su vida no se prolongara artificialmente.

Su hija dice que “fue una abuela incansable, divertida y vital durante quince años. Luego su cerebro empezó a desmigajarse. Su vida siempre me había hecho pensar en aquel verso de Miguel Hernández: No encontraréis a Delia sino muy repartida, como el pan de los pobres, y al final la metáfora se hizo realidad”.

Ésta fue, a grandes e inmensos rasgos, la vida de Margarita Durán.

¿Nos recuerda a alguien que conozcamos…?

Ella pisó la luna es un libro tremendamente especial porque encuentras en sus líneas a tu madre, a tus abuelas, a tus tías, a tus amigas, y encuentras también tu propio reflejo, el reflejo de muchas de nosotras, cuidadoras de amor infinito, luchadoras en busca de un mundo mejor, mujeres en busca de libertad.

Mujeres que están orgullosas de sus madres y las extrañan infinitamente.

“No desperdicies los días cuando yo me muera,

da cuerda al reloj, pide ayuda, persevera,

llama a los amigos, deja las flores y el llanto,

no era un final, sino un principio lo que cantaba mi canto.

Respira hondo, siente la vida en los huesos,

disfruta del porvenir, no de lo que ya hicimos.

Guárdate tus oraciones, la pena y el dolor,

ponle un estribillo a mi canto

mientras tanto, mientras tanto.

Olvídate del cielo que hay más allá del cielo

no llores, deja el llanto

mientras tanto, mientras tanto”.

(Canción “By and by” de la banda inglesa Chumbawamba, reproducida en el libro)…

Sagrario Santamaría Martín, Librería Taiga (Toledo)

“Memorias de un antihéroe” de Kornel Filipowicz

Avatar for Los Libreros Recomiendan Por    |

Memorias de un antihéroe

Memorias de un antihéroe

Filipowicz, Kornel

ISBN

978-84-949837-4-0

Editorial

Editorial Las Afueras

Mas información

En Una biblioteca de verano, Mary Ann Clark Bremer cuenta cómo, leyéndolo, se enamoró perdidamente de William Hazlitt, muerto cien años atrás. Cualquier buen lector sabe que no hay nada inverosímil en tal sentimiento, y es frecuente la sensación de que nos gustaría conocer (o no) a tal o cual autor, o, para los que somos menos sociales (o nada mitómanos), la de estar o no seguros de que podríamos llegar a ser amigos de quien ha escrito esto o aquello. En ese sentido, qué bien nos cae ese caballero que se llamó Kornel Filipowicz, y qué tipo tan extraordinario debía de ser, y no sólo porque todos los testimonios conocidos apuntan a ello, o porque enamorara a alguien como Wisława Szymborska, tan exigente y a la vez tan bienhumorada…, sino por su propia literatura, por su capacidad para hablar con amabilidad incluso de la guerra y del miedo, por su tono, por su humor, nunca chirriante, o por su calma, nunca aburrida…

En octubre de 2017 la editorial barcelonesa Las Afueras importó por fin hasta los lectores españoles un texto de Filipowicz, Un romance de provincias, una nouvelle arrebatadora que retrataba superlativamente bien “ese ambiente singular que sólo logra crear alrededor de la persona una ciudad pequeña en la que todo el mundo se conoce, donde todo se sabe y cada intento de ocultar algo privado al ojo de la opinión pública se vuelve en contra del individuo”. La relación de una muchacha de provincias con un poeta varsoviano de paso daba lugar a consideraciones muy sabias (“hay ciertas cosas que le puedes contar al hombre con el que sólo has pasado una noche, pero que nunca revelarías al que conoces desde hace diez años”) y a un puñado de apuntes sobre literatura que, en buena medida, recordaban por su agudeza y su mordacidad a los que Filipowicz, Szymborska y otros amigos escribieron en su día en la ya legendaria revista Correo Literario. Pero lo más importante de ese relato era su modernidad y su verdadero feminismo, aparte de su pura y dura calidad.

Ahora, felizmente, en Las Afueras perseveran en la publicación de Filipowicz, y lo hacen con otra novelita que es otra delicia, llena de malicia y a la vez de ternura, de comprensión y de denuncia, de bondad y de rabia indirecta. Ya Primo Levi, hablando de los campos de concentración, explicó para siempre cómo para sobrevivir había que envilecerse, y Filipowicz, con mucho más humor, traslada esa certeza a unos pocos kilómetros más allá: la Cracovia de la Segunda Guerra Mundial. Pero antes hay un prólogo, escrito para esta edición española, en el que Adam Zagajewski esboza un retrato intelectual del autor (sobre el que ya aprendimos mucho en Trastos, recuerdos, la extraordinaria biografía de Wisława Szymborska que escribieron Anna Bikont y Joanna Szczesna), un “hombre erguido” que “no es capaz de ocultar su nobleza”.

En Memorias de un antihéroe tenemos a lo contrario: a un hombre muy dispuesto a olvidar todo resquicio de integridad con el único propósito (bastante legítimo, por otro lado), de conservar su vida y su salud, su calma doméstica y su soledad. Mientras allá fuera la gente se dispara, y después llegan los alemanes, y al final los rusos, y los vecinos se organizan para no pasar hambre, y se conspira contra los invasores, y se imprime propaganda antifascista, y… nuestro personaje tiene otros planes, otras oportunidades, y toma sus decisiones. Divertida y tremenda, sin caer en excesos trágicos que probablemente comprometerían la fuerza literaria de esta parábola, Kornel Filipowicz ofrece una especie de manual de lo que no hay que hacer en tiempos de peligro colectivo. La propia paz, a toda costa y caiga quien caiga, es la gloria del pobre hombre.

“Contra Amazon” de Jorge Carrión

Avatar for libreria-walden Por    |

Contra Amazon

Contra Amazon

Carrión, Jorge

ISBN

978-84-17747-82-4

Editorial

Galaxia Gutenberg

Mas información

Hemos estado las últimas semanas por Barcelona y Madrid y hemos visto este libro en todos los escaparates de las librerías que nos hemos ido encontrando al paso, y sospechamos que sucede lo mismo en muchas de las ciudades de este país. Pocos libros concitarán tanta unanimidad entre el gremio de libreros como este Contra Amazon de Jorge Carrión. Uno de sus méritos es precisamente ése, dada la diversidad del ecosistema de librerías en España, cada una de nosotras con sus gustos, sus caprichos o sus pedradas. Amazon se ha convertido en una de nuestras dos o tres principales preocupaciones, no tanto por su simple existencia -ni es lo que se pretende censurar en este libro- como por las prácticas abusivas que continuamente y con total impunidad comete en varios frentes.
Centrémonos un poco: el manifiesto que Jorge Carrión publicó en la edición digital de Jot Down en 2017 y su posterior recorrido vital, como se nos cuenta en la nota inicial, no es el único texto y ni siquiera es el único tema de este libro. Lo acompaña una serie de artículos publicados en varios medios, siempre con el libro y la lectura como protagonistas, que recuerdan y vienen a ampliar otro de los libros del autor, que la mayoría de nosotros hemos leído, Librerías. Ahora Carrión coge las maletas y tan pronto desembarca en Buenos Aires o en Londres para hablar con Alberto Manguel o Ian Sinclair, como se presenta en Miami, Tokio o Seúl para auscultar el estado de salud de sus librerías, sin olvidarse en ningún momento de las bibliotecas (otro de los numerosos damnificados por Amazon, no lo olvidemos). Sí, quizá estos destinos están algo alejados de nosotros y no sabemos si nos convencen los nuevos formatos de librería coreanos, por ejemplo, un poco fríos, quizá, con demasiados libros de diseño e, imaginamos, ni una mota de polvo en sus asépticas estanterías. En cualquier caso Carrión no deja de subrayar en ningún momento la importancia de las pequeñas librerías de barrio, el papel que jugamos en las vidas de tantos lectores, el tejido humano, cultural y comercial que desarrollamos, la vitalidad, en definitiva, que ofrecen estos cientos de historias que atesoramos y compartimos con nuestros conciudadanos.
Volviendo sobre el manifiesto que da título al libro, concentra en apenas ocho páginas muchas más razones que las siete que el subtítulo advierte, ya sea para tomar conciencia o para posicionarse en este asunto: algunas son económicas (la explotación de sus trabajadores, por ejemplo), otras sociales (el espionaje de lo que lees y el mercadeo subsiguiente con esos datos), alguna sobre nuestra forma de vida (la lentitud como cuajo de lo que leemos, cultura es no tener prisa, como dijo un poeta) y otras sobre el incierto futuro (la tendencia al monopolio de una empresa de estas dimensiones la convierte en una suerte de neoimperio). Y añadimos una de nuestra cosecha, aunque sea un secreto a voces: la mayoría de nuestras librerías, cada una de ellas, más o menos modestas, más o menos solventes, pagamos más impuestos que un gigante como Amazon, ¿no es de locos?

Dani Rosino, Librería Walden (Pamplona)

“Sobre literatura y vida” de Antón P. Chéjov

Avatar for Los Libreros Recomiendan Por    |

Sobre literatura y vida

Sobre literatura y vida

Chéjov, Antón P.

ISBN

978-84-8393-266-7

Editorial

Páginas de espuma SL

Mas información

Hablemos hoy de Chéjov, que es algo que todo lector que se precie debería hacer con cierta frecuencia. Sin ánimo de frivolizar, diríamos que en las librerías, más que una sección de “Clásicos” deberíamos tener, como en las tiendas de ropa, una de “Básicos”, y allí estaría siempre nuestro viejo e infalible amigo Antón P. Pues un clásico, más que alguien que te lo explica todo, es alguien que te invita, o incluso te obliga, a replanteártelo todo.

Páginas de Espuma, que ya lleva publicados dos volúmenes de la obra breve completa del autor (los tramos que corresponden a 1885 y 1886, sus fecundos años de debut, en los que se contabilizan casi seiscientos relatos, y la obra entre 1887 y 1893), publica ahora uno de esos útiles libros misceláneos en los que, tomando fragmentos de aquí y de allá (entre los cuales hay incluso testimonios de terceros), se reconstruye con buena nitidez el pensamiento de un autor. En este caso, Jesús García Gabaldón ha prescindido de la narrativa y del teatro de Chéjov y ha buceado en su inmenso epistolario, así como en los cuadernos personales, editados dentro de la monumental edición rusa de la obra completa (en la que las cartas, por cierto, ocupan doce volúmenes). Además, el editor coloca al frente una brevísima pero ajustada reflexión general sobre la importancia de Chéjov, y una cronología sucinta de sus cuarenta y cuatro años de vida. En Chéjov todo fue breve, excepto su talento y su producción total.

Lo que al cabo obtenemos es, como decíamos, una condensación de la filosofía literaria de Chéjov, expresada por él mismo a sus interlocutores. Lo que en sus cuentos sólo insinuaba (sin permitirse jamás, como es bien sabido, digresiones metaliterarias o expresar claramente su propia perspectiva ideológica sobre las cosas) aquí se deja decir directamente. Su obsesión por retratar la vida real de hombres comunes, ya fueran éstos zares o fogoneros, se apoya en unas intenciones eminentemente morales: reflexionar sobre lo que somos, o ver en escena a personas que son y sienten como nosotros, es algo que nos hará pararnos a pensar sobre nuestras existencias, nos ayudará a entender lo bueno y lo malo, y de ello se derivará que nos propongamos ser mejores. Ésa sería la cadena esencial. Pero, como decía Emily Dickinson, a la verdad no hay que llegar de frente, sino dando rodeos: eso es la literatura.

“Odio la mentira y la violencia en todos sus modos”, afirma, alineándose espiritualmente con Tolstói, al que admiraba por encima de todos los autores (“cuando en la literatura existe un Tolstói, es más fácil y agradable ser literato”). Anhela ser más indiferente a las cosas, o eso dice, pero en el fondo se ve tremendamente implicado en su sociedad, sufre ante las injusticias, reflexiona sobre qué puede hacer él para suavizarlas, consciente de que “Quien no consigue algo con ternura tampoco lo conseguirá a la fuerza”, Y, en lo estético, también es mucho más sutil que cuando afirma, que “divido las obras en dos clases: las que me gustan y las que no me gustan. No tengo otro criterio”, callando que hay muchas condiciones y casi preceptos que determinan si una obra le gusta o no.

En este libro se recoge un poco, así, la trastienda creativa de Chéjov, la sala de máquinas, el profundo pozo teórico del que saldrá, cristalina, el agua de la creación. Es, pues, un libro para los más curiosos, para los más incisivos, para los más sedientos.

“Urbanas y modernas” de Alfonsina Storni

Avatar for LaRossa Por    |

Urbanas y modernas

Urbanas y modernas

Storni, Alfonsina

ISBN

978-84-120228-1-0

Editorial

Barlin Libros

Mas información

Aplaudimos la iniciativa la de editorial valenciana Barlin Libros de hacernos llegar este recopilatorio de escritos de la brillante poeta y descubrirnos su faceta de aguda cronista. Nos encontramos ante una cuidada selección de textos en los que se combina la ensoñación con el agudo análisis de la realidad de la mujer, que no deja de sorprendernos por la rabiosa actualidad que destila, casi un siglo después de haber sido publicados.

En ellos, Alfonsina interpela a las mujeres de su época para que desciendan del mundo de las ideas, los prejuicios y los deberes morales a la acción cotidiana y reclamen su lugar en la sociedad en la que viven. Aplaude a las pioneras trabajadoras, reivindica a las librepensadoras como feministas, analiza con precisión la sociedad argentina y las mujeres que la componen reclamando un papel activo en sus vidas y, por supuesto, nos narra los avances en derechos de la mujeres que se dan en esa época.

Storni habla sobre la precaria situación que viven las mujeres según su clase social, su formación, o sus circunstancias vitales. De cómo la sociedad intenta moldearlas para que cumplan el estándar que se entiende como el adecuado para ellas: bellas, sumisas, calladas, hacendosas, virtuosas, pacientes, sin un mal gesto o una mala palabra, esperando al hombre proveedor en casa con la sonrisa impasible y el hogar de revista de modas. Y ¡ay de ellas si no consiguen pescar un marido porque parecen demasiado inteligentes o resueltas o si engendran un hijo bastardo!

Apela a la inteligencia y fortaleza femeninas para liberarlas del yugo que la sociedad les ha puesto sobre sus hombros y la estrechez de miras hacia fantasías domésticas. Por descontado que no podemos analizar estos escritos con ojos contemporáneos ya que hablamos de la Argentina de principios de siglo XX, con su moral cristiana, su techo de cristal, su falta de derechos civiles reales para las mujeres, la estratificación por razón de país de origen y clase social y esto no nos ocurre hoy en día… ¿o sí?

Alodia Clemente, Librería La Rossa. Llibres en Femení (Valencia)