Más libros de la semana de Literatura

“José Manuel Lara, el editor” de Rafael Abella

Avatar for Librería Lex Nova Por    |

José Manuel Lara, el editor

José Manuel Lara, el editor

Rafael Abella

ISBN

978-84-18578-95-3

Editorial

Almuzara

Mas información

Una buena biografía debe cumplir, al menos, dos premisas: una, obvia, que el biografiado haya tenido una vida lo suficientemente rica y/o su aportación a la sociedad haya sido lo suficientemente valiosa como para merecer que se escriba sobre él; y dos, que el autor del texto sea lo bastante riguroso –sin adoptar un tono paternalista, a veces llevado por la admiración hacia el personaje objeto de su trabajo– como para crear una narración de interés que a su vez aporte una nueva visión sobre el biografiado. No se trata sólo de exponer una mera recopilación de datos, sino de captar además la esencia de la persona.

En el caso que nos ocupa, el problema de la originalidad no se plantea puesto que nunca hasta ahora se había publicado la biografía de este inmenso empresario que fue José Manuel Lara. El autor, Rafael Abella, trabajó codo con codo con él durante años, por lo que le conoció lo bastante bien como para dibujar un relato preciso del editor.

A la pregunta de un periodista: – ¿Por qué el nombre de Planeta?

Lara contestó: – Porque fue lo más grande que se me ocurrió.

Ya sólo esta respuesta debería darnos una pista de por dónde van los tiros. Lara soñó un imperio y eso fue lo que creó. O César o nada.

El texto arranca en los tiempos de su infancia en un pueblo sevillano, montado a lomos de un gorrino, allá por los años veinte. Siguen sus años de estudiante, su experiencia en la Guerra Civil como legionario y su posterior matrimonio con la mujer que fue su constante apoyo toda la vida.

Lara hizo de casi todo antes de ser editor, hasta formó parte del cuerpo de baile de la compañía de Celia Gámez, que en aquellos tiempos disfrutaba de gran éxito. Un día alguien le sugirió crear una editorial y al ingenio de Lara no le pareció mala idea eso de ganar dinero vendiendo libros. El milagro acababa de empezar.

De lo que sucedió desde sus comienzos, allá por los años cuarenta, con cuatro personas en plantilla, hasta lo que es hoy el Grupo Planeta, da cuenta este libro. Porque la biografía de Lara es la historia de su obra. Lara es acreedor del mérito de haber dado empuje a la producción literaria patria en unos años de sequía editorial, y haberla dado a conocer al resto del mundo. Multitud de autores noveles hicieron carrera de la mano del gigante Lara. En los años 80-90, su imperio ya estaba consolidado y aún seguiría creciendo. Pero este editor fue ante todo un perspicaz empresario. Socarronería andaluza y buen humor le definen, pero sobre todo su mayor cualidad fue su capacidad para ver más allá e intuir dónde había un negocio merecedor de su esfuerzo.

Aunque los comienzos fueron duros e inestables, el genio de los negocios que fue Lara dio, andando el tiempo, con la clave de lo que años más tarde le reportaría pingües beneficios: la creación de un premio literario –a semejanza del Premio Nadal nacido poco antes–, el Premio Planeta. Fue otorgado por primera vez en 1952, en una España autárquica que, aunque comenzaba a recibir los primeros turistas, aún estaba considerada como “la reserva espiritual de Occidente”. Su dotación inicial fue de 40.000 pesetas de las de entonces y, desde el principio, el olfato de Lara supo darle el alcance y recorrido necesarios para estar en boca de todos: cenas de gala, invitados de la élite política, periodistas cuya misión era dar una buena difusión al evento, futbolistas famosos y hasta la Casa Real en los últimos años. Lara estaba encantado, le gustaba representar su papel de “showman estelar” en las ruedas de prensa, partió de la nada y llegó a tocar el cielo de las finanzas, y no sólo lo hizo con la punta de los dedos sino que se instaló cómodamente en él. Fue un editor inteligente, sabía intuir si una novela podía ser un éxito comercial y, allá donde no llegaba, supo rodearse de colaboradores de alto nivel para obtener siempre los mejores resultados. Logró convertir su pequeña empresa en uno de los más importantes grupos editoriales del mundo.

Basten unas líneas extraídas de una conversación con un periodista, cuando el Planeta cumplía diez años, para hacernos una idea de su visión comercial del negocio: “Considero que para ganar dinero con los libros no se debe entender de literatura, sino de números. Los libros no se escriben para que los lean los editores, sino el público; por consiguiente, la obligación del editor es venderlos”.

Se podrá estar más o menos de acuerdo, pero lo que es innegable es que su contribución al mundo editorial en lengua española es un legado de peso que viene alimentando lectores desde hace décadas. Benditos lectores.

Ester Vallejo, Librería Jurídica Lex Nova (Madrid)

“Anatomía de una sombra”, de Alberto Chessa

Avatar for La Montaña Mágica Por    |

Anatomía de Una Sombra

Anatomía de Una Sombra

Chessa, Alberto

ISBN

978-84-17865-85-6

Editorial

Editum. Ediciones de la Universidad de Murcia

Mas información

Anatomía de una sombra es el sexto libro de poemas de Alberto Chessa, una obra que llega a su vértice con el mismo. Sin duda nos encontramos ante el Chessa más expansivo, más lenitivo a la par de febril e incorpóreo. Podemos adelantar que, con este libro, Chessa da portazo a la pamema literaria del momento actual de manera apodíctica y límpida.

Como una obra conceptual, en su mejor versión, el autor nos arroja un crisol de poemas que se resisten a desprenderse de la retina del lector. Así, desde los primeros poemas nos encontramos con un desligamiento de su propia voz, del yo que quiere anclarse en tierra al yo inconsciente que se aleja irremediablemente sin ser conocedor del mismo hecho. En primera instancia el poeta se nos muestra habitando el más absoluto y cruel de los abandonos (“La vida en vilo” se titula la primera parte del libro): “No me dejes, mi amor, desconocerte” es ya de por sí la única premisa que necesita el poeta para invitarnos a centrar los cinco sentidos en la lectura. Así, en el mismo poema (segundo del libro), Chessa siembra con “Sálvate. Sálvanos. (…) / Mi vida es hoy un punto suspensivo” esa pérdida del control sobre sí mismo, ergo de su propia voz poética. Es él el que se irá desprendiendo de sus lazos terrenales ante el temor de la muerte de la amada, que quedará sempiterna en la tierra. Él será el escorzo de una frágil esencia que se interpondrá entre una noche de luz blanca y la sombra que muta a veces en amor y otras en despedida. “Yo acabo donde empieza al fin tu cuerpo” es el mejor ejemplo que encontramos a la anterior y decisiva llave para sumergirnos en esta anatomía. O como leemos en uno de los poemas más celebrados del libro (octavo de la primera parte), “Devuelve tus raíces quebradas a la tierra”, un demudado grito por no volver al pasado que sólo lo será con la persona frágil que quiebra su entereza ya disuelta en este verso: “Pero sé que uno es nadie si no ama en otros ojos”.

Iniciamos y descendemos a los soliloquios del hombre derrotado, prisionero del dolor y la duda: “¿Hay en tu herida voz para mi herida?”. O en este otro que se pregunta “¿Debería enseñarte estos poemas? / Estos versos son tuyos (…) / Hoy / sólo espero el deshielo”. Sin duda Chessa es capaz de asumir más su muerte, de desearla, de vivenciarla como algo consustancial al suceso de los acontecimientos, que la deudora de esta obra. Es por ello que nos damos cuenta del difícil ejercicio de sincretismo poético que ejerce el autor durante gran parte del libro, lo que, sin lugar a dudas, nos muestra a una voz subyugante y ofuscada. Ejercicio del que sale victorioso e indemne, más allá de cualquier duda razonable.

En la segunda parte del libro (“Del cuerpo en vela”) nos encontramos con la inevitable transfiguración del poeta en una proyección de la misma materia que se desvanece ante su mirada. Sin esquivar mesuras ni menoscabos, el autor hace su personal peregrinación por la Gnosis más atrayente y colativa que podemos encontrar en una voz poética. Ya en el tercer poema nos hace la invitación a recorrer con él ese “Cuerpo de Vía Láctea, cuerponieve, / tiburón blanco, hambriento, en duermevela, / cuerpollama que tizna antes del tacto, / silueta de orbe, / esfera tú armilar, / cuerpo andamares, agua ya, aguacuerpo”. Un fiel reflejo de que el alma procede de la materia y no de Dios, tal y como mantuvo Hermógenes de Cartago durante su largo viaje por la Siria romana. O la clara vinculación al docetismo más primario: “Cuerpo de nuevo cuerpo con orillas, (…) / También el alma pasa frío / cuando crece hacia fuera”, o “Existes. Huelo a pólvora. / Sabe tu sombra a vino, a abeja, a música”, son claros ejemplos del ilusionismo al que Chessa nos avoca sin templanza.

Este avatar simbólico ya se nos adelanta con los primeros guiños a una religiosidad más entendida como un diurno laberinto en el que descansar y reposar las heridas al saberse ya perdido del todo. Ese “IAÓ”, el grito mágico de los valentinianos que derivó en un Dionisio y éste en Mithra (y que nunca dejó de nutrir a los místicos sufís y cristianos), lo encontramos en esas palabras de estupor ante lo material, “Bebimos del dolor hasta las heces” o “La lengua hecha de estiércol. El aliento / como una herida que no sabe por qué no sangra”, es el espejo de un devenir cultural irrefrenable en los subterráneos cauces de la cultura del poeta.

Más aún, encontramos una clara herencia de los ofitas de Orígenes en el poema noveno de esta segunda parte: “Como escamas de una serpiente / los desiertos jamás están parados”. Solo con la luz de la sierpe comienza la salvación en la materia, el reencuentro y la primera luz del amanecer. Finalmente nos encontramos con la noche que se disipa totalmente y deja paso al juego de los días: “El año más sonámbulo de Dios, / pues llovió sobre Dios más que sobre los nombres” es el verso que acaba por desterrar del orbe al demiurgo, hacedor de todas las leyes que quebrantan el cuerpo y la forma del poeta. Llega “El año de ducharnos entre abejas”.

Concluye esta Anatomía de una sombra con una tercera parte, “Sub rosa”, la que se encabeza con el eterno poema de Percy Shelley.

Finalmente Alberto Chessa retorna. Al fin y al cabo se llama Ozymandias, rey de reyes.

Y “… aún sobreviven el artista y su modelo”.

Nosotros lo celebramos releyendo a una voz que es más poesía que nunca.

Vicente Velasco Montoya, La Montaña Mágica (Cartagena, Murcia)

“La anomalía” de Hervé Le Tellier

Avatar for Librería Letras a la taza Por    |

La anomalía

La anomalía

Tellier, Hervé Le

ISBN

978-84-322-3792-8

Editorial

Seix Barral

Mas información

Hervé Le Tellier, matemático de formación, periodista y doctor en Lingüística, se ha dedicado a la edición así como a la crítica literaria, trabajando para medios de comunicación franceses como Le Monde o France Culture. Su popularidad se ha disparado en Francia gracias a la obtención del Premio Goncourt 2020 con La anomalía, libro que también ha obtenido recientemente el Premio Goncourt de España 2020.

La anomalía se presenta como una novela extremadamente actual, a la orden del día, llena de ideas innovadoras y sobre todo, muy inteligentes. El suspense inunda la intriga de principio a fin, mezclando géneros y aportando lo mejor de cada uno de ellos. Hay sátira, hay humor, pero siempre en un contexto brillante, exacto. El autor aprovecha cada recurso al alcance de su mano para otorgar veracidad, para integrar el relato entre lo real y lo posible, y lanzarle una cuestión al lector: Y si esto me ocurriera a mí, ¿qué haría yo en esa situación? La indiferencia es imposible.

Todo comienza con un desfile de personajes, profundamente caracterizados, que nos introducen en sus vidas; el eclecticismo que rodea la definición de un género se transmite a los personajes, extremadamente variados: un asesino a sueldo, una abogada, una madre de familia, etc. Dentro de sus historias, siempre un interrogante queda abierto: ¿qué pasó en el vuelo Air France 006 Paris-NY? Todos lo toman como un punto de inflexión, pero nadie nos cuenta qué pasó.

Letras a la Taza (Tudela, Navarra)

“Desubicados” de María Sonia Cristoff

Avatar for Tipos-Infames Por    |

Desubicados

Desubicados

Cristoff, María Sonia

ISBN

978-84-122111-3-9

Editorial

Editorial Minuscula

Mas información

La narradora de esta novela es incapaz de vencer al insomnio impuesto por la rutina lúbrica de sus vecinos, que invariablemente a las tres de cada madrugada interrumpen su sueño.
En medio de esos meses de desvelo y con la certeza de que nada tiene demasiado sentido, encuentra el antídoto a su resaca existencial visitando el zoo de la ciudad. Allí deambula entre las jaulas, hilando historias de animales, dando alguna que otra cabezada, y descubriendo un sentimiento de identificación con los animales a su alrededor, encerrados, domesticados y al igual que ella fuera de lugar.
Irónica, mirando con ojos animales el mundo de los humanos, y desubicada, pospone constantemente su plan recurrente de volverse al sur, a un lugar menos ruidoso que Buenos Aires, ya que sospecha que esa incomodidad no se resolvería con un simple desplazamiento geográfico: solo supondría llevarse con ella su desazón y, cómo mudarse ahora a una ciudad sin zoo?
Y mientras tanto duerme donde y cuando puede.

NachoGonzalo y AlfonsoTipos Infames (Madrid)

“Agujero” de Hiroko Oyamada

Avatar for Librería Dorian Por    |

Agujero

Agujero

Oyamada, Hiroko

ISBN

978-84-18668-05-0

Editorial

Impedimenta

Mas información

Asomarte a las páginas de este libro inclasificable, enajenado y perturbador, significa ponerte frente a un limbo luminoso, una tierra de nadie encapsulada en un mediodía perpetuo. Leerlo es arrancar a Alicia, la del espejo, de su archipiélago natal, y llevarla a ese otro archipiélago, no el del Japón hiper-tecnificado de las grandes urbes, sino el de ese Japón más recóndito, rural y milenario, el Japón de los veranos bochornosos y el canto de las cigarras.

Leerlo es como buscar monedas antiguas a la orilla de un mar tranquilo, donde no sabes qué regalos o amuletos va a desenterrar el detector de metales; es asomarse a la grieta en una puerta de papel de arroz y descubrir al otro lado un microcosmos de sentimientos ocultos, deseos alienados y fantasmas ahorcados.

Oyamada hace de las cuestiones de género, del aislamiento social y de la frustración laboral los temas básicos que jalonan los cuatro relatos que componen el volumen, pero no se detiene ahí. Con una prosa limpia y aséptica y una apropiación de las pulsiones kafkianas, Oyamada va un paso más allá y usa lo cotidiano como un escalpelo con el que rasgar la realidad, con el que enseñarnos que debajo hay otras realidades, otros yoes más tenebrosos y aterradores. Plagas de comadrejas, extrañas criaturas y niños fantasma se infiltran entre sus páginas como las dendritas de un mapa hidrográfico, deforman una existencia líquida y maleable y nos abren los ojos ante nuevos paisajes de sueños y fantasías escalofriantes.

Sus personajes transitan por una frontera inestable, por una madriguera de conejo de recorrido incierto, un paseo onírico por un lienzo de pintura emborronada. Irreales y fantasmagóricas, las personalidades que se deslizan por los recovecos de Agujero parecen condenadas a repetir las mismas rutinas una y otra vez, en un bucle recursivo sin fin, llevadas por una inercia inexorable. Más que personajes son entes con una fuerte carga alegórica, metáforas de una sociedad que escupe seres perdidos como quien se quita restos de comida de entre los dientes. Sobre ellos posa su mirada Oyamada, su tacto sutil, su sabiduría venerable, y nos hace partícipes de sus dilemas irresolubles y de su falta de horizontes vitales. Los agujeros a los que hace alusión el título son tanto literales como figurados, tanto físicos como abismos mentales de los que es imposible salir. Los agujeros son el tedio, la insatisfacción y la maternidad desamparada, son los espectros de la memoria y los secretos enterrados como pequeñas lombrices ciegas.

Agujero es, además, una mirada lúcida a la situación de la mujer en un país tradicionalmente misógino, pero también una fina disección de la incomunicación marital y de la soledad, así como de la aceptación de la rutina y de lo ordinario. Dicha mirada es eminentemente nipona, anclada a una idiosincrasia y a unas costumbres que la convierten en un pájaro de extraño plumaje, pero su mirada también tiene vocación de trascendencia, y es increíble cómo en apenas doscientas páginas su autora haya volcado tanto de sí misma y de su capacidad para transformar unas coordenadas tan concretas en algo universal.

Sergio García, Librería Dorian (Huelva)

“Marzahn, mon amour”, de Katja Oskamp

Avatar for Librería Diógenes Por    |

Marzahn mon amour

Marzahn mon amour

Oskamp, Katja

ISBN

978-84-16537-86-0

Editorial

Hoja de Lata Editorial

Mas información

Katja Oskamp tenía diecinueve años cuando cayó el muro de Berlín. Hija de un militar y de una directora de colegio, pensaba que podría dedicarse exclusivamente y para siempre a la literatura, pero no ha sido así. Con cuarenta y cuatro años, una hija ya independiente, un marido enfermo y algunas dudas sobre su escritura, empieza a experimentar cierta sensación de invisibilidad que cree implícita al hecho de ser una mujer de mediana edad. Con la ayuda de una amiga, decide salir de ese estado de apatía haciendo algo práctico, y se apunta a un curso de pedicura.

Este libro relata su experiencia en un salón de estética situado en el barrio berlinés de Marzahn. Se trata de un barrio periférico de clase trabajadora, formado por grandes torres de viviendas prefabricadas que se construyeron en tiempos de la antigua República Democrática Alemana (RDA).

En cada capítulo nos presenta a uno de sus clientes, casi todos jubilados. Cada uno se define por su origen, por la profesión que ha ejercido, por los hijos que ha tenido y por la suerte que le ha tocado. Cada uno tiene sus propias peculiaridades, sus problemas de salud, sus manías, y absolutamente todos tienen mucho que contar.

El propósito de Katja en su nuevo trabajo es ser útil a los demás y al lograrlo se siente profundamente realizada. “Mi amor se ha vuelto fluido y encaja en los espacios más inverosímiles. La amargura que arrastro conmigo ha desaparecido y con ella los últimos restos de arrogancia juvenil, en su lugar experimento una incipiente indulgencia con la edad…” (pág. 177).

Si una cosa caracteriza a las personas que crecieron en la Alemania del Este es la convicción de que todas las profesiones son dignas, tanto las intelectuales como las manuales. Es algo que tienen interiorizado. Por eso para la autora pasar de la escritura a la pedicura no supone ningún tipo de humillación. Al contrario, su nueva profesión le permite establecer un contacto muy estrecho, casi íntimo, con personas ancianas o enfermas, que normalmente no reciben este tipo de acercamiento, mientras que lo necesitan tanto como las más jóvenes, y lo agradecen sinceramente. Oskamp nos habla de su día a día con gran satisfacción y ternura, haciendo hincapié en la escucha, como un gran regalo que les ofrece a sus pacientes junto al cuidado atento de sus doloridos pies.

Marzahn, mon amour es una novela delicada que, casi sin querer, nos ofrece una fotografía realista y sensible de una parte de la periferia de Berlín, desde los años ochenta hasta ahora, sin pretender hacer una crítica intencionada y sin ofrecer una visión edulcorada.

Chiara Delle Donne, Librería Diógenes (Alcalá de Henares, Madrid)

“Agathe” de Anne Cathrine Bomann

Avatar for Librería Metáfora Por    |

Agathe

Agathe

Bomann, Anne Cathrine

ISBN

978-84-339-8089-2

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

Agathe es la primera novela de Anne Cathrine Bomann. Y en la solapa se anuncia que se ha «vendido a veintiocho editoriales extranjeras, traducido a veinticinco lenguas». Tremendo.

Hace un mes me rompí la tibia. Estoy desde entonces dolorido y convaleciente. Y quizá por eso esta novelita me ha llegado tanto. Es una historia íntima, delicada, sobre un viejo psiquiatra a punto de jubilarse. Estamos en París, en el año 1948. Narrada en primera persona, en sus breves páginas descubrimos las tristezas y soledades del anciano doctor y de sus pacientes, y en especial de la joven Agathe. Y Bomann va tejiendo la historia con humildad, con sencillez, sin pretensiones. Una historia triste sobre la soledad y la decadencia física, una historia pequeña, delicada, sin ruidos ni desesperanzas, y como la vida misma nos va atrapando, y casi caemos en su dulce decadencia, y casi aceptamos la imposibilidad de la dicha.

Casi, porque si la felicidad nos es negada, cabe aún una pequeña rebeldía, aún es posible el contacto y la luz. En Agathe descubrimos que aún hay un atisbo de esperanza.

Lectura suave e intensa en tiempos agitados que, estoy seguro, atrapará también a todos aquellos que se adentren en ella, aunque no se hayan roto la tibia.

Isidoro Salvador Villanueva, Librería Metáfora (Roquetas de Mar, Almería)

“Una música futura” de María José Navia

Avatar for Somnis de Paper Por    |

Una música futura

Una música futura

Navia, María José

ISBN

978-84-122365-4-5

Editorial

Editorial Barrett Sociedad Cooperativa Andaluza

Mas información

Con Una música futura puedes dejar de lado tus prejuicios para leer relatos cortos.
De la mano de María José Navia nos metemos en un mundo de relatos distópicos… o no tanto.
Con una voz fresca y una prosa minuciosa, la escritora chilena trata temas que nos afectan actualmente o no tardarán en afectarnos. Como las adicciones: ¿somos adictos a los móviles? Seguro que tú piensas que no, pero… La soledad, la paternidad, la violencia o el descubrimiento de la sexualidad son algunos de los temas que trata Navia en este libro. Dice la gente de Barrett Editorial que este libro se puede comparar con la serie de televisión Black Mirror, aunque mucho más profundo. Yo creo que este libro haría tener pesadillas a alguno de los personajes de esta serie, mientras que a otros seguro que les despierta una sonrisa.
No tengas miedo de los relatos cortos, tenlo del futuro.
Jorge CabezasSomnis de Paper (Benetússer, Valencia)