Más libros de la semana de Literatura

“Recuerdos de un jardinero inglés” de Reginald Arkell

Avatar for Librería Lex Nova Por    |

Recuerdos de un jardinero inglés

Recuerdos de un jardinero inglés

Reginald Arkell

ISBN

978-84-18264-71-9

Editorial

Periférica

Mas información

Traemos hoy a este foro una propuesta amable. Se trata de una novela publicada recientemente por la editorial Periférica cuyo título, Recuerdos de un jardinero inglés, nos da bastantes pistas. Su autor, Reginald Arkell, guionista y novelista inglés, vivió también los años que se narran en esta historia. Fue publicada en los años 50 bajo el título Old Herbaceous –que hace referencia al mote que los chicos del pueblo asignan al protagonista– y se ha convertido ya en un clásico de la literatura inglesa moderna.

Se trata de una historia sencilla y precisamente ahí radica su mayor interés, en ella un octogenario en la etapa final de su vida rememora su periplo vital contándonos el discurrir de una vida tranquila, sin grandes sobresaltos, una vida consagrada exclusivamente a su gran pasión: la jardinería.

El protagonista fue un niño solitario enamorado de las flores silvestres que a lo largo de su vida tuvo la suerte de encontrar quien le estimulara para finalmente poder dedicar todos sus esfuerzos y conocimientos al trabajo paciente y meticuloso del cuidado de un jardín, pues acaba siendo, nada más y nada menos que jardinero jefe en una gran mansión. Es ésta una típica mansión inglesa, en un típico pueblecito inglés al que no le falta nada para serlo: un párroco, una maestra de escuela, unos vecinos rebosantes de virtudes y defectos a partes iguales y, por supuesto, unos concursos florales que son la envidia del condado. Leemos esta historia inmersos en un jardín maravilloso, nos rodean dalias, campanillas, tulipanes silvestres, orquídeas, gordolobos… pero sobre todo las páginas de este libro rebosan color: rojos vivos, amarillos intensos, suaves violetas y azules tan bellos que “llegan a doler”… Hay algo hermoso, por obvio, en esta novela, ni todos los patronos son tiranos despreciables, ni todos los trabajadores de estrato social inferior son grandes personas por el solo hecho de provenir de una capa social inferior y haber tenido una vida más difícil, los matices son comunes y a pesar de ello es posible el entendimiento.

Además de esta bonhomía que impregna toda la novela y que resulta tan oportuna hoy día, en algunos momentos el autor “colorea” más aún su texto con breves muestras de humor, un humor que recuerda las novelas de otro ilustre de las letras inglesas, P.G. Wodehouse.

Volviendo a la historia de este jardinero, transcurre ésta entre las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del XX. La sombra de las dos guerras mundiales se deja entrever a lo largo de la historia –a pesar de que el protagonista no participa activamente en ellas a causa de una leve cojera de la infancia– recordándonos que el caos acecha siempre cualquier paraíso, por protegido que éste se halle. Transcurridos los años de vacío, de nuevo el jardín vuelve a resurgir y el color una vez más lo impregna todo, narcisos, crisantemos, buganvillas, plumbagos, belle de nuit… y es que, nos dice Arkell, “si los jardineros pudieran reunirse y aclarar las cosas, se acabarían los problemas del mundo”.

Resulta éste un libro inspirador –la sugerente ilustración de la cubierta ya por sí sola lo es–, una ruptura momentánea con la realidad, un pequeño paréntesis de abandono, de dejarse llevar. Como es sabido, es ésta una de las grandezas de la literatura, la posibilidad de habitar mundos distintos, de vivir vidas intensas, complejas a veces, dramáticas incluso, pequeñas sacudidas de conciencia, y, a la vuelta de la esquina, encontrarnos con textos como éste, un texto aparentemente sin grandes pretensiones, un libro que entretiene, provoca sonrisas y reconforta. Probablemente no resolvamos los grandes problemas de la humanidad con la lectura de este libro (¿o sí?) pero lo que sí es seguro es que le sentará muy bien a nuestro espíritu y eso, en los tiempos que corren, es mucho.

Ester Vallejo, Librería Jurídica Lex Nova (Madrid)

“Los llanos” de Federico Falco

Avatar for Lata Peinada Por    |

Los llanos

Los llanos

Falco, Federico

ISBN

978-84-339-9911-5

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

“Trabajar cansa” escribe Cesare Pavese en, quizás, su poema más conocido. Ese título, como toda su obra, está construido sobre el universo del Piamonte: las montañas, el campo apretado sobre las laderas, el silencio de los que trabajan la tierra, la plaza desierta del pueblo, lo que no alcanza para todos. El de Pavese es también el paisaje del que vinieron los antepasados de Federico Falco (Gral. Cabrera, 1977) para asentarse en los llanos: pampa extensa sin un solo árbol como reparo, todo ese espacio a llenar.

En Los llanos –finalista del premio Herralde de novela– se narra el tiempo del duelo y la reconstrucción. Tras una separación, el narrador decide mudarse al campo con el solo objetivo de cultivar una huerta. En el dolor del cuerpo tras un día entero de puntear la tierra, en la atención fijada en los movimientos de la luna que anuncian el momento de sembrar, encuentra un modo para que lo que sucede en él “deje de existir todo el tiempo”.

El estado de conciencia del duelo es fragmentario, las estrategias de supervivencia pueden ser extrañas y, ante la falta, el cuerpo suele agitarse de modo inconsciente. La escritura de Falco conmueve porque no se resiste, no quiere encauzar ni disimular con artificios de estructuras narrativas el dolor, la ansiedad, la soledad, sino que los somete a una larga exposición –a una sobreexposición, si se tratara de una fotografía– sobre el horizonte de la llanura, el paso del tiempo, las lluvias, las heladas, la sequía, los encuentros con otros que viven desde siempre en el campo o que, como él, llegaron escapando de una desesperación. Así, accedemos a todos los matices de esa errante búsqueda de sentido tras un momento en el que la vida que conocimos desapareció para siempre.

Como el propio Pavese, en este libro Falco teje el paisaje y los símbolos de los hombres y mujeres de su infancia al mismo tiempo que construye su propia huella, su propia forma del deseo, literario y existencial, que a veces puede ser una misma cosa.

Paula Vázquez, Lata Peinada (Barcelona y Madrid)

“Para morir los dos basta con que uno muera” de Jorge Villalobos

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

PARA MORIR LOS DOS BASTA CON QUE UNO MUERA

PARA MORIR LOS DOS BASTA CON QUE UNO MUERA

VILLALOBOS, JORGE

ISBN

978-84-18082-57-3

Editorial

Valparaíso Ediciones

Mas información

Jorge Villalobos (Marbella, 1995) ganó hace dos años el Premio Hiperión de poesía con El desgarro, un libro herido como pocos que hayamos leído, lleno de dolor autobiográfico pero también hermoso a su manera, algo así como una catarsis tras tanto padecimiento, un libro tremendo que, al decirse, tal vez buscaba cerrar una larga época oscura, iniciada en la propia niñez y marcada por las muertes y las enfermedades. Conforme avanzaba el libro los propios poemas se preguntaban si ese mismo libro que estábamos leyendo no sería excesivo en intensidad, en confesionalidad, en desesperación o en miedo, con lo que el círculo terapéutico se redondeaba, culminando un aullido del que la poesía no sólo salía realmente airosa, sino más bien enaltecida.

Tras ese gran libro, este 2020 ha llegado No es nada personal, una colección, casi una plaquette, de poemas diversos en todos los sentidos (extensión, tono, calidad…), y donde brillaba un verso bonito, bien visto: “tú eres todo lo que quiero escribirte”, que ahora vemos reproducido, con una leve variante, en su nuevo libro, Para morir los dos basta con que uno muera: “Tú eres todo lo que quiero decirte, tú eres el tiempo que tengo y conozco”.

Viniendo de El desgarro, nos alegra recibir un libro como éste, donde Jorge Villalobos no iguala su propia calidad, pero donde ofrece un tema mucho más amable, menos sobrecogedor, aunque el amor se afronta, desde el mismo título, con todas sus amenazas. Pero el flirteo deliberado con la ñoñez que hay en ese mismo título general indica también que el autor ha tenido realmente la voluntad de descomprimir su propio tono, cantar el amor juvenil y todavía ingenuo como están moralmente obligados a hacerlo los veinteañeros (que por ello saben del amor mucho más que sus abuelos).

Se nota bien, con todo, todo el tiempo, todo el cariño y toda la verdad privada que Villalobos ha invertido en este poemario, que contiene un buen número de aciertos parciales dentro de esa melodía como de encanto que el autor ha querido dar al conjunto, un tanto peliculera, melosa adrede, donde el tú es tan idolatrado “que romperé distancias y estaremos / juntos mientras estemos separados”. Poemas-carta extensos, acumulativos, a veces anafóricos, calculadamente desbocados… que crean una gran y única declaración de amor, que fundan un universo para dos. El libro, pues, rezuma ternura, y se hace difícil leerlo sin una constante sonrisa de complicidad ante quienes nosotros, todos nosotros, fuimos algún día. Pero el libro es, insistimos, muy consciente de sí mismo, y en él hay muchas lecturas sepultadas, guiños a la tradición y metapoesía explícita y jugosa, como en estos versos, con su punto garcilasista y su impugnación de la poética fría: … “este poema / es todo los que nunca te escribí, / este poema es su sola intención porque / quiero escribirte un verso a tu medida, / a la medida de lo irracional / que resulta querernos si lo piensas, / esto solo, ¿por qué debe ser más? / Este poema es su sola intención: tú”.

Juan Marqués, para ‘Las Librerías Recomiendan‘.

“Clima” de Jenny Offill

Avatar for Librería Diógenes Por    |

Clima

Clima

Offill, Jenny

ISBN

978-84-17977-40-5

Editorial

Libros del Asteroide

Mas información

Lizzi Benson es madre, pareja, hermana y bibliotecaria. Pasa parte de su tiempo ayudando a una antigua profesora que gestiona un podcast sobre el cambio climático, contestando a los múltiples y dispares correos que recibe.

Esta novela, Clima, es como una lluvia de preguntas y respuestas que se van intercalando a un continuum de reflexiones y recuerdos sobre la vida personal de la protagonista –acontecimientos familiares, relaciones sociales, pequeños terremotos sentimentales– mientras van apareciendo observaciones sociológicas fuertemente agudas y mordaces.

En un primer momento, una narración tan fragmentaria, aparentemente desordenada, nos desconcierta. Pero, al igual que en Departamento de especulaciones, la anterior novela de Jenny Offill, los fragmentos que se suceden van atrapando nuestra atención y van construyendo un relato asombroso, profundo y emotivo, acerca de las múltiples contradicciones de la sociedad estadounidense del siglo XXI, una sociedad confundida, asustada, al borde del colapso.

El sentido del humor, la autocrítica y una pequeña dosis de esperanza, hacen de Clima una novela deliciosa. El compromiso de la autora con los temas medioambientales y su interés por las cuestiones emocionales le añaden un punto de urgencia, convirtiéndola en una lectura breve pero importante.

Chiara Delle Donne, Librería Diógenes (Alcalá de Henares, Madrid)

“Estado del malestar” de Nina Lykke

Avatar for Librería Noviembre Por    |

Estado del malestar

Estado del malestar

Lykke Nina

ISBN

978-84-121414-5-0

Editorial

GATOPARDO EDICIONES

Mas información

Parodiando el estado de bienestar tan elogiado de la Europa del norte, Nina Lykke, especialista en estudios de género y autora de prestigio en Noruega, nos conduce de la mano de la protagonista de su historia, una médico de familia, por la cotidianidad del país nórdico haciendo una reflexión profunda sobre el mundo de hoy en día.

Estado del malestar es un relato sutil que produce en el lector una especie de incomodidad, en sintonía con la protagonista de la historia. Elin es médico de familia y a raíz de retomar su relación con un antiguo novio, bien entrada ya la cincuentena, se cuestiona su trabajo, las relaciones sociales, su matrimonio, la familia y la sociedad en general. Durante unos días  vive en su consulta y mantiene una especie de diálogo con Tore, un esqueleto de plástico que preside su despacho a modo de decoración. Las respuestas mordaces de este interlocutor muestran la esencia de lo políticamente correcto y hasta dónde se puede o no se debe llegar.

El repaso que Nina Lykke hace de la sociedad contemporánea es somero, la familia no es una relación idílica y muchas veces, las prestaciones sociales tampoco lo son. La sociedad se ha vuelto más vigilante y las tecnologías facilitan esa vigilancia al igual que propician y nos empujan al consumo: “Siempre hay hordas de profesionales en el camino, empleados a tiempo completo cuya profesión y oficio consiste en animarte a avanzar… pasar un buen rato con el juego, con las compras, “sólo se vive una vez”, es importante desconectar, venga, que no es para tanto”.

Al igual que algunas de las series televisivas de los últimos años (Borgen, Cuando la ceniza se asienta o Exit), Estado de malestar nos deja adivinar que las sociedades nórdicas tampoco son tan envidiables, ni el modelo a imitar por los “bárbaros del sur”. El mundo no es perfecto en ninguna parte, tiene sus aristas, rugosidades, malentendidos. No hay ningún modelo excelente en el que no existan también los estados de desazón. Como bien indica el título de la novela de Nina Lykke, los seres humanos no siempre estamos satisfechos con el curso de nuestras vidas, aunque éstas hayan sido lo elegido, no tengamos grandes problemas o vivamos en la sociedad de la abundancia. Entre otras cosas, el imperio de las tecnologías y la comunicación es muchas veces una trampa; Elin, la protagonista, describe así el control al que nos someten los teléfonos móviles: “por entonces me disgustaba el teléfono y ahora lo odio. (…) Finge ser modernidad y progreso , pero es obra del diablo, Satán se ha instalado en estos cacharros  y nos tienta con puntos verdes y rojos  que nos anuncian que alguien nos desea, que nuestra existencia importa, mientras que en realidad nos conduce al pecado y la depravación. Nos han colonizado, pero no lo sabemos. Nos ha colonizado Satán”.

Galardonada con el Premio Brage 2019, uno de los premios literarios más importantes de Noruega, Estado de malestar es una historia convincente acerca de las crisis personales en una persona de mediana edad, crisis que nos ayudan a ver las grietas de nuestra propia personalidad y de la sociedad en la que vivimos. De lectura fácil y entretenida, es una puerta abierta a conocer la frialdad y el aburrimiento de una sociedad biempensante, en la que apenas existen las carencias materiales y en la que la moralidad también se rige por las raíces de una cultura luterana-protestante que ha dejado su huella. Un texto que nos incita a pensar sobre el escaparate del estado de bienestar.

Lourdes Rubio (viajera, periodista y crítica literaria), Librería Noviembre (Benicásim, Castellón)

“Algo pasa en el mundo” de Miguel Sánchez Robles

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

Algo pasa en el mundo (XXXI Premio Torrente Ballester 2019)

Algo pasa en el mundo (XXXI Premio Torrente Ballester 2019)

Sánchez Robles, Miguel

ISBN

978-84-9812-368-5

Editorial

Diputación de A Coruña

Mas información

Se sale realmente impresionado de la lectura de Algo pasa en el mundo. (El síndrome de Hybris), uno de esos libros que sigilosamente, con humildad, llegan a casa, y que parecen condenados a verse sepultados entre lecturas más apremiantes y “obligatorias”, trabajos pendientes, novedades editoriales más coloridas… Y sin embargo uno ojea en un rato de descanso sus primeras páginas, y ya no se puede parar durante las trescientas que siguen.

En esta novela de Miguel Sánchez Robles se expresa y casi se levanta un personaje que se construye a sí mismo a través de sus textos: primero los que escribe en el taller de literatura de la prisión en la que, nunca sabremos por qué, sufre una condena, y luego, ya excarcelado, a través de su diario, sus apuntes personales, sus cartas a su madre o a su amiga Marta. Todos esos textos van principalmente encaminados a dar cuenta, y cómo…, del extremo estupor que producen en el personaje todos los cómplices de lo que él llama “La Trampa”, y que son, básicamente, las consecuencias del progreso tal y como éste ha sido concebido y desarrollado, es decir, mal. La inocencia de base del personaje no puede sino protestar anónimamente ante la estupidez de lo que ve en la televisión, ante el devenir de las tendencias, ante el rodar de las modas, ante las trampas del lenguaje, ante el espectáculo de la política… A veces iracundo y a menudo resignado hasta ya el amansamiento, sus notas son botellas que un náufrago lanza a la gran ciudad (que es Madrid). Un elenco de personajes secundarios, habituales del bar Atlántida o del Mar Báltico, perdedores endémicos, completa el paisaje social y narrativo.

La velocidad, la prisa, el frenesí de Madrid… suponen uno de los principales enemigos de Manu, nuestro personaje: “Esa falsa intensidad de vivir que hay en las películas y en las series se está pasando a la vida real. Y así, de forma caníbal, se ha ido quemando entera toda la cultura”. En busca de “pequeñas cosas buenas”, desesperado y solo, entiende que “no hay absolutamente nada en la actualidad que premie el conocimiento o el compromiso con la verdad y el esfuerzo” o que “todo lo que se ignora genera violencia” o que “la Historia es un proceso sin sujeto ni fines que nos va a devorar”… La novela es, claro, amarga, pero también enérgica, y no se crea que es tan “quejica” como probablemente está pareciendo en esta reseña: hay muchísima protesta, obviamente, toda una impugnación al mundo de hoy, un ataque salvaje aunque en el fondo piadoso contra todos aquellos que “son incapaces de relacionarse con lo que es profundo”…, pero, por una parte, es una protesta lanzada con buena puntería, reconfortante en lo que tiene de desahogo ante lo que realmente nos está, paulatinamente, deshaciendo, y, por otra, en la novela, como en todas las que merecen la pena, hay una redención, incluso aunque pueda terminar mal.

“¡Dios, qué bien nos toman el pelo!”, constata Manu en cierto momento, para, en otro, entender de forma sublime que “hay que saber amar bien lo que se va a perder pronto”. La novela oscila entre esas dos certezas: rabia y cariño, depravación y ternura, violencia y docilidad. Y el resultado es magistral, toda una sorpresa, muy reconfortante. Es una novela que hace que uno se sienta un poco menos solo, un poco menos extravagante, un poco más calmado.

Juan Marqués, para ‘Las Librerías Recomiendan‘.

“Manifiesto por la lectura” de Irene Vallejo

Avatar for Librería La General Por    |

Manifiesto por la lectura

Manifiesto por la lectura

Vallejo, Irene

ISBN

978-84-18436-36-9

Editorial

Siruela

Mas información

 

El librero Antonio Chéliz, de La General (Aínsa), nos envía una de sus originalísimas vídeo-reseñas para hablar del “Manifiesto por la lectura” de Irene Vallejo (Siruela).

“Este manifiesto de Irene Vallejo es un libro de amor verdadero. […] Lo recomiendo como el regalo de Navidad perfecto para cualquiera que tengo más de once años”…

Puedes ver la video-reseña aquí.

 

“Los libros de Terramar” de Ursula K. Le Guin

Avatar for Librería Dorian Por    |

Los libros de Terramar. Edición completa ilustrada

Los libros de Terramar. Edición completa ilustrada

Le Guin, Ursula K.

ISBN

978-84-450-0861-4

Editorial

Minotauro

Mas información

Aquel que conoce el nombre verdadero de las cosas tiene poder sobre ellas. Este axioma, de hondura insondable, impregna por completo todo el corpus narrativo que conforma la saga de Terramar. Aquí, en el salvaje y hermoso archipiélago parido por Ursula K. Le Guin, todo posee un nombre designado desde el primer día de la Creación, inextricablemente unido a su ser como un tatuaje dibujado en el hueso.

De aquí se extrae una vieja enseñanza, más vigente que nunca en estos tiempos de bulos y posverdad: la palabra (y por extensión, el número) como el acto de creación y, a un tiempo, de destrucción, definitivo. Es decir, la literatura como el rasgo diferenciador del ser humano con respecto al resto de criaturas, el vehículo a través del cual nuestra civilización ha codificado su pensamiento y ha expresado de manera tangible sus deseos de trascendencia. Desde que el primer homínido pintó la silueta de su mano en la superficie rocosa de una cueva, o desde que el primer escriba sumerio cinceló el cuneiforme en una tablilla de arcilla, somos, y siempre seremos, la suma de nuestras historias.

La pluma es más poderosa que la bomba de hidrógeno.

A partir de esta semilla, Terramar crece y se ramifica y se convierte en una historia que es brillante a todos los niveles. Una saga que se erige, junto con El Señor de los Anillos, como el clavo dorado de la literatura fantástica de todos los tiempos. Terramar es, en definitiva, un triunfo de las letras, un legado que recogieron las generaciones posteriores de escritores, los cuales enriquecieron un género aupados sobre los hombros de gigantes.

Terramar es épica, oscura y violenta. Es íntima, féerica y sensible. En ella caben desde el silencio de los primeros bosques hasta el estruendo crepitante del último dragón. Sus personajes poseen la misma fuerza casi totémica de los héroes y los demonios de las epopeyas mitológicas. Gavilán es una creación inmortal, como pueden serlo Frodo, Gandalf o Aragorn. A través de sus ojos, de su auge y caída como mago legendario, de sus sacrificios y triunfos, asistimos al devenir infausto y a las luchas que desgarran el archipiélago.

Comparada con el resto de su obra, donde la fantasía y lo sobrenatural no son más que un susurro apagado, un latido distante, en Terramar Le Guin nos ofrece una saga donde lo fantástico grita como una alarma enloquecida, cae como un diluvio cálido y eterno. Clama con la métrica precisa de un conjuro, te empapa con el clamor salvaje de los imperios en liza, o con los versos tristes de la canción de un bardo. Y es esta una canción antigua y poderosa, de contralto, que bebe directamente de las mismas fuentes de las que nacen las leyendas, y cuyas endechas no serían ajenas a ser narradas alrededor de una hoguera por un pastor de la edad de bronce. Destila la sabiduría del primer contador de cuentos y la fascinación del primer humano que levantó la mirada a las estrellas.

Somos la suma de nuestras historias…

Yo he estado allí, he sentido el invierno frío a orillas del Mar Interior, he susurrado palabras de poder en las altas torres de Roke, y he sangrado triunfante sobre las cenizas de razzias kargas.

A veces, durante algunas mañanas de verano, cuando huelo la costa, aún creo que sigo allí, que el viento me trae la voz implorante de alguien pronunciando mi nombre verdadero.

Sergio García, Librería Dorian (Huelva)