Más libros de la semana de Literatura

“San, el libro de los milagros” de Manuel Astur

Avatar for Cervantes y Compañía Por    |

San, el libro de los milagros

San, el libro de los milagros

Astur González, Manuel

ISBN

978-84-17902-28-5

Editorial

Acantilado

Mas información

 

 

 

Martes, 17 de marzo de 2020: Día 2 del confinamiento obligatorio en España:

Hemos pedido a Raquel Vicedo, socia de la librería Cervantes y Compañía (Madrid) y fiel colaboradora de ‘Las Librerías Recomiendan’, que, aprovechando que, inexplicablemente, la reclusión forzosa la ha sorprendido junto al escritor Manuel Astur, que publicó hace unos días la estupenda novela San, el libro de los milagros (Acantilado), le haga unas preguntas. En un primer momento Astur alegó problemas de agenda, pero al tercer encuentro en la cocina se vio obligado a ceder. He aquí, en fin, el resultado.

“Apuntes de un cocodrilo” de Qiu Miaojin

Avatar for Librería La Buena Vida - Cafe del Libro Por    |

Apuntes de un cocodrilo

Apuntes de un cocodrilo

Miaojin, Qiu

ISBN

978-84-16529-79-7

Editorial

Gallo Nero Ediciones

Mas información

 

 

 

Lunes, 16 de marzo de 2020. Día 1, oficialmente, del Estado de Alarma en España por la crisis del Covid-19:

La librera Pilar Torres, de La Buena Vida (Madrid), nos envía desde su cuarentena una vídeo-reseña de Apuntes de un cocodrilo, de la tailandesa Qiu Miaojin (publicado hace unos días por Gallo Nero):

 

“Las vencedoras” de Laetitia Colombani

Avatar for Librería Diógenes Por    |

Las vencedoras

Las vencedoras

Colombani, Laetitia

ISBN

978-84-9838-989-0

Editorial

SALAMANDRA

Mas información

Después del éxito de La Trenza [recomendado en su día para Las Librerías Recomiendan por la Librería Letras a la Taza, de Tudela], la escritora francesa Laetitia Colombani vuelve con una novela tierna y potente, en la que teje y entrelaza historias de varias mujeres, que terminan teniendo un significado en su conjunto. En este caso hay dos personajes femeninos centrales. Solène es una abogada que, tras pasar por una grave crisis profesional y personal, decide dejar su trabajo y dedicarse al voluntariado. Blanche Peyron, es una activista del Ejército de Salvación que, a principios de siglo pasado, invierte todas sus fuerzas y recursos en encontrar un techo para cada mujer desamparada. A su alrededor se mueve un universo de mujeres excluidas de la sociedad, que han caído en la marginalidad por motivos diversos -guerras, maltrato, abandono, pobreza- y que luchan cada día para mantenerse a flote. El elemento que cohesiona todas sus vidas, a través de casi cien años, es le Palais de la Femme, un palacio construido en el siglo XVII y que desde 1926 proporciona un hogar a mujeres sin techo, alejándolas del círculo vicioso de violencia, inseguridad y soledad que supone la vida en la calle.

La autora, con su prosa fluida, nunca forzada ni cargante, nos hace partícipes de unas vidas marcadas por el sufrimiento, pero nos transmite también la energía de sus logros, sus pasiones, su generosidad, su fuerza de voluntad, y nos recuerda el gran valor de la solidaridad entre mujeres: la sororidad.

Chiara Delle Donne, Librería Diógenes (Alcalá de Henares, Madrid)

“La vida sin maquillaje” de Maryse Condé

Avatar for La Montaña Mágica Por    |

La vida sin maquillaje

La vida sin maquillaje

Condé, Maryse

ISBN

978-84-17553-41-8

Editorial

Impedimenta

Mas información

Nos adentramos en La vida sin maquillaje de Maryse Condé de la mano de la anterior lectura de Corazón que ríe, corazón que llora, ambas publicadas por Impedimenta y traducidas por Martha Asunción Alonso. En esta última surcábamos la infancia de la menor de una familia numerosa de Guadalupe, llegando a deleitarnos con verdaderos pasajes de lirismo aderezados por la memoria de una infancia ya lejana.

En esta, La vida sin maquillaje, nos encontramos ya con una Maryse que viaja a París, donde su condición de mujer de color, los primeros pasos del proceso de emancipación colonial de África y su primer embarazo rompen con cualquier tipo de previsión y linealidad en la vida de la autora. A partir de allí comienza una búsqueda de su propia identidad a través de países como Guinea o Ghana, las iniciales intentonas de implantar el socialismo real en aquellos países aún tribales, una casquivana vida amorosa por parte de la autora que la llevara a tener cuatro hijos antes de cumplir los treinta años y, ante todo, la gestación de lo que sería la futura escritora.  Porque Condé sería, como otros tantos, una escritora tardía, un árbol inesperado que da frutos deliciosos.

Este libro, todo cabe decirlo, es duro. Hace honor a su título y el realismo-ficción de su infancia da paso a una descripción de sucesos de manera, muchas veces, aséptica, como si los acontecimientos sólo tuviesen como relación entre ellos la pura cronología. Sí, es verdad: durante gran parte del texto echamos en falta ese lirismo sepultado por la descripción de una África que engullía y transformaba a Maryse.  Una Maryse definitivamente apátrida, rechazada por ese continente en el que buscó sus orígenes y no asimilada por esa Europa que le ha proporcionado su educación.

Incapaz de hallarse a sí misma, finalmente se encuentra en la escritura. Y es con ella con la que viajaremos a la siguiente entrega de la vida de esta escritora tan magnífica.

Vicente Velasco Montoya, La Montaña Mágica (Cartagena, Murcia)

“Casas y tumbas” de Bernardo Atxaga

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

Casas y tumbas

Casas y tumbas

Atxaga, Bernardo

ISBN

978-84-204-1937-4

Editorial

ALFAGUARA

Mas información

Declararse ya no lector de Bernardo Atxaga, sino un forofo atxaguista, supone algo más que manifestar el apego por la literatura de un escritor determinado: es desear empadronarse en un mundo realmente diferente, fantástico pero no mucho, comprometido y a la vez mágico, estimulante como pocos. La particularísima textura del universo literario de Atxaga es algo que se puede rastrear incluso en su poesía y en su literatura para niños, así como, desde luego, en sus conferencias, en sus apariciones públicas y en su intermitente obra periodística, que jamás deja de ser estrictamente literaria, incluso aunque hable de temas graves: el de Asteasu nunca deja de ser él mismo, y traslada esa actitud levemente lúdica, jamás arbitraria, a todo lo que firma. Incluso cuando se anunció que iba a publicar el diario de su estancia como profesor invitado en la Universidad de Reno supimos que eso no podía ser (sonaba tan inapropiado como si a Woody Allen le encargaran una versión de Drácula), y, en efecto, Días de Nevada puede quedar encuadrada en la “literatura del yo”, pero con todas las cautelas que exige la personalidad de su autor, soñadora y agamberrada, fabuladora y melancólica.

Bernardo Atxaga es pura ficción, desde su mismo nom de plume. Pocos escritores españoles de las últimas décadas han conseguido hacerse dueños de un territorio literario tan singular, tan personal, un espacio que se asume aunque jamás se termine de explorar, porque es infinito. Con ocasión del Premio Nacional de las Letras que le ha sido concedido tuvimos ocasión de repasar en otro lugar su trayectoria, desde la fundacional -en muchos sentidos- Obabakoak hasta la reciente reedición de su Lista de locos y otros alfabetos.

También termina ahora con un alfabeto (uno de los “géneros” predilectos de Atxaga) su nueva novela, Casas y tumbas, que se anuncia como la última (pero no, por supuesto, su último libro: el mundo Atxaga continúa, y siempre será, de un modo u otro, novelesco, por lo que decíamos arriba). Aunque en esta ocasión ha optado por apegarse un poco más a la realidad, a la Historia, a lo verosímil y compartido, en la literatura de Atxaga siempre hay magia, esa leve distorsión tan característica y tan imaginativa que sin excepciones embellece y enciende lo cotidiano. Ese “color” tan particular que Atxaga consigue inyectar siempre en sus narraciones es lo que explica que sean tan especiales y reconocibles, y que incluso cuando tocan temas duros dejen una sensación tan agradable y hospitalaria.

La novela de hoy está, como muchas de las suyas, hecha de varios relatos sólo aparentemente yuxtapuestos, pues en realidad vienen más bien solapados, sobrepuestos, aunque respetando la cronología “real” de los sucesos (y de hecho se insiste curiosamente en la exactitud de las fechas, se aclara todo el rato en qué día sucedió cada cosa digna de ser consignada). A través de algunos personajes que saltan de una “nouvelle” hasta otra, hasta completar las seis, se va articulando la novela, que lo es por mostrar un sentido unitario, por compartir el mismo impulso significativo, por su fuerza simbólica común. Por mucho que nos fascine la imaginación de Atxaga, es obvio que hay cosas que no se pueden contar si no se han vivido: aquí el autor habla de cosas que conoce, como el servicio militar, aún bajo la dictadura (y muy cerca, físicamente, de ella), o las agitaciones populares y laborales en el País Vasco. Pero aunque se haya “mudado” de Obaba a Ugarte, y por tanto se haya perdido algo de “niebla” literaria, más cerca de la crónica que del cuento, desde las primeras líneas de la primera historia sabemos que hemos llegado a casa, y no sólo porque reconocemos el paisaje, tan habitual en el autor, sino porque se nos mece con una melodía conocida, nueva pero antigua, a la que somos adictos.

[Puedes leerlo también en su versión original en euskera]

“El asedio de Troya” de Theodor Kallifatides

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

El asedio de Troya

El asedio de Troya

Kallifatides, Theodor

ISBN

978-84-17971-53-3

Editorial

Galaxia Gutenberg

Mas información

Al cumplir los ochenta años, el escritor griego-sueco Theodor Kallifatides vio cómo de repente subía decenas de peldaños en la escalera del prestigio internacional gracias a un pequeño e inmenso libro, apenas un opúsculo, que en verdad justificaba tanto aplauso. Ese libro, por supuesto, era y es Otra vida por vivir (recomendado aquí en su día con sincero entusiasmo, y que acaba de ganar el Premio Extraordinario de la librería zaragozana Cálamo), y no sabemos muy bien qué más añadir sobre él a todo lo que ya se ha dicho. Sólo lamentar que a veces en la crítica literaria, en la promoción de libros, en las ferias y a la hora de intentar vender… abusamos de adjetivos superlativos, laudatorios, hiperbólicos… de modo que cuando se publica de verdad un libro importante, y aquél lo era, no llama necesariamente la atención. Con Otra vida por vivir, felizmente, no ha ocurrido tal cosa, y es un libro que ha de seguir creciendo, circulando y encontrando lectores por todo el mundo, porque es una verdadera lección de humanidad, convivencia y nobleza. El libro de un caballero.

Era el primer título que se traducía al español de un autor que en Suecia ha desplegado una extensa y conocida obra. Y ahora aparece no alguno de esos libros de décadas, sino el penúltimo libro que Kallifatides, de regreso al idioma sueco (Otra vida por vivir fue escrito en griego, por razones que se explican inolvidablemente en el propio libro), ha publicado en su país de acogida, después de Otra vida… y antes de uno nuevo que acaba de aparecer. Regresa al sueco, pero a la vez regresa a su casa original, ya que, como revela el título, El asedio de Troya es, por decirlo rápido, una reformulación de la Ilíada, en la versión que una profesora cuenta a sus alumnos en 1945, para entretenerlos de los bombardeos ingleses sobre su pequeño pueblo griego, invadido desde 1941 por los alemanes.

El solapamiento de las dos guerras es lo que Kallifatides, principalmente, quería destacar, con la constatación amarga de que Homero sigue vigente, en el sentido de que la humanidad no parece haber progresado mucho en los tres mil quinientos años que van de un conflicto a otro. El arrobo con que los adolescentes escuchan a su maestra (entre los que no es difícil intuir un testimonio autobiográfico), y la fuerza con la que la literatura los alcanza, ya no en hexámetros sino con la recreación, sirve de paso para digresiones sobre la situación de la mujer en la Antigüedad y a la altura de 1945, sobre el valor y la muerte, sobre la dignidad y el orgullo, o, por encima de todo, sobre el absurdo incomparable de las guerras, sobre la crueldad y sus consecuencias.

Y a los lectores de El asedio de Troya nos ocurre exactamente lo mismo que a sus protagonistas: no podemos dejar de leer, no queremos parar de saber qué va a ocurrir en el campo de batalla, por mucho que ya lo sepamos. Atrapados por la magia de las buenas historias, queremos escuchar la Ilíada una vez más, sobre todo si se nos cuenta con la meritoria sencillez y la sabiduría bondadosa de Theodor Kallifatides, un estilo fácil y difícil que es el resultado de décadas de trabajo y de pasión (“Mamá tenía una voz bonita y un gran talento para ser feliz”, “Hasta en el infierno hace a veces buen tiempo”, “Los dos ejércitos se abalanzaron el uno contra el otro igual que las olas se abalanzan contra las rocas”, “Lo bueno de la gente que se emociona con facilidad es que es igual de fácil de consolar”…), y que ahora nos llega, además, con la acreditada intermediación de la traductora Neila García (Premio Nacional de Traducción por su traslación de la poesía de Edith Södergran).

[P.D. Una anécdota significativa, y casi reconfortante: quien ha escrito esta reseña andaba leyendo El asedio de Troya mientras subía a un tranvía municipal en la muy noble ciudad de Zaragoza. Absorto como iba en la lectura (y acostumbrado a Madrid, donde uno valida al entrar a la estación, y ya se desentiende al subir a los vagones), se le olvidó sacar la tarjeta y pagar así su viaje, y siguió escuchando al sabio Néstor, luchando con el valiente Agamenón, sufriendo con la irresistible Helena… Y entonces, por supuesto, apareció un revisor, directamente surgido del Hades, y con aladas palabras pidió explicaciones. Las recibió, muy desconfiado, pero cuando vislumbró el título del libro, exclamó un comprensivo y hasta cómplice “Ah, los clásicos… Cómo atrapan, ¿verdad?”. Y ante la perceptible decepción de los testigos, que como salvajes aqueos pedían sangre en forma de sanción, aquel buen hombre, sin duda el favorito de los dioses, permitió validar el billete en ese momento, haciéndose cargo de lo que había ocurrido. En resumen: que casi me obligan a pagar una multa de 50 dorados euros por culpa del talento literario de Kallifatides. Pero Homero, siempre infalible, acudió al rescate.]

“El precio de la amistad” de Kjell Askildsen

Avatar for Numax Por    |

El precio de la amistad

El precio de la amistad

Adkildsen, Kjell

ISBN

978-84-18067-20-4

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

La familia conversa cálidamente, es la hora de la cena. El hombre se disculpa, tiene que subir un momento a la habitación. Vacía su cajetilla de tabaco meticulosamente dentro del cajón, excepto un cigarrillo. Se reincorpora a la agradable conversación, aspira el humo del último pitillo con tranquilidad. Poniéndose la chaqueta, anuncia: me he se quedado sin tabaco. Saldré un momento a comprar más.

Cierra la puerta y se zambulle decidido en la noche, arrastrando a la desconcertada lectora consigo. Sin rumbo claro, nos alejamos de lo único que conocemos hasta el momento, la casa y su blanda rutina, para sumergirnos en la fría nada. La oscuridad nos envuelve, y nos dejamos llevar con curiosidad e indiferencia. Se desliza hacia el olvido la la casa y sus lejanas habitantes, petrificadas en la habitación, esperando nuestro regreso. La luz se vuelve mortecina, los sonidos se apagan, confundidos con los ecos de conversaciones y recuerdos. Cuerpos de identidad confusa se hunden y resurgen nuevamente, golpean puertas y barras de bares, arrastrados por fuertes corrientes de deseo y miedo. La noche nos amontona blandamente, devolviendo miradas opacas y palabras dobladas. Los relatos de Askildsen hacen el trabajo de alicates, aflojando los clavos de la sociedad, permitiéndonos mirar al vacío bajo nuestros pies, del que nos separan unas finas tablas.

“Todavía” de Sergio Suárez

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

Todavía

Todavía

Suárez Blanco, Sergio

ISBN

978-84-18178-02-3

Editorial

Editorial Pre-Textos

Mas información

Sergio Suárez es uno de los mejores amigos que tiene en este mundo quien escribe estas líneas. Una vez reconocido eso al frente de esta reseña, creemos que ya podemos decir un poco lo que nos parezca, y la verdad es que lo que nos parece es que Suárez acaba de lanzarse a la entretenida piscina de la literatura con un libro precioso, una delicia en miniatura (o, mejor, una delicia en forma de miniaturas encadenadas). Se trata de un diario, sus cuadernos, aunque el subtítulo lo anuncie con modestia y timidez: “Apuntes de diario. (2011-2015)”. Lo que leemos, exactamente, es una buena selección hecha por el profesor José Muñoz Millanes de las siempre breves entradas que Suárez anota cada día, y en ellas, como es ritual en los diarios, hay un poco de todo, pero decantado siempre hacia los otros, hacia los cómplices, hacia el padre, hacia los amigos.

La realidad de Sergio Suárez no se conforma con las tres dimensiones universales. Aparte de lo alto, lo ancho y lo profundo, el diarista madrileño opera dentro de la memoria, de la literatura, de la música (con preferencia por la portuguesa), de las ciudades deseadas y los cuerpos visitados, de la familia y, ante todo, de la amistad, que, más que otra dimensión, es más bien el quinto elemento de su mundo. Este libro es un enaltecimiento de la amistad, que se vive con una mezcla de adicción y entrega. Aunque también hay incursiones en ese territorio más ambiguo y fronterizo donde los sentimientos empiezan a adquirir otra naturaleza, el protagonista del libro es la amistad, una amistad abierta, desinteresada y limpia, una amistad tan generosa que sabe recibir, una amistad tan sincera que sabe esperar o incluso retirarse, pero que, gozosamente, da lo mejor de sí cuando es constante y se ve plenamente correspondida, en las conversaciones largas, en los paseos o, muy especialmente, en los viajes compartidos. Así, por ejemplo, y a juzgar por el número de entradas dedicadas a esa investigación entre neoyorquina y oscense, las que dan cuenta de las pesquisas que llevaron a Víctor Casanova Abós a escribir esa ‘quest’ fascinante que fue Marcelino. Muerte y vida de un payaso, un libro tan especial como poco visible.

Versos de poetas (y de algún intruso que dice serlo), hallazgos en librerías, pájaros en Cercedilla, mañanas de trabajo en un colegio mayor, tardes de baño y lectura o el apagamiento lento y definitivo del padre del autor van trenzando esa crónica “en streaming” de los años de Todavía, en palabras tan próximas y parecidas a la vida que en verdad se hacen una sola, la del título. Es la magia del diario: la vida siendo registrada mientras sucede, casi en presente real, con las emociones aún despiertas, escribiendo algo con la misma sonrisa que ha producido o despertado aquello que se cuenta…, y todo acaba componiendo, en perspectiva, un gran testimonio de alegría interior, no matizado por la melancolía sino, al contrario, multiplicado por ella, porque cuando la melancolía es relativa y está hecha de fados y de cultura y de sueños, es más una estupenda compañera de viaje que un lastre indeseable. Y, dado, en fin, que, “aunque el amor se acabe y aunque exista la muerte” (que decía Eloy Sánchez Rosillo), lo que aquí predomina es la manifestación de una felicidad consciente de serlo, nos alegra muchísimo colocar este libro, sin dudarlo, en la sección de no ficción.

[Dos de los personajes principales del libro, Lola Larumbe y Manuel Borrás, lo presentan el jueves 27 en la Librería Rafael Alberti de Madrid: ver aquí la invitación]