Más libros de la semana de Literatura

“Los felices días del verano” de Fulco di Verdura

Avatar for Librería Nobel Por    |

Los felices días del verano

Los felices días del verano

di Verdura, Fulco

ISBN

978-84-16544-99-8

Editorial

Errata Naturae Editores

Mas información

Cuando uno no es ya tan joven como para que los que de verdad son jóvenes te vean como tal, se instala en tu vida la melancolía.
La melancolía viene a instalarse en tu vida cuando comienzas a echar de menos personas, lugares, experiencias que viviste en un momento de tu vida y que solían –suelen– hacerte feliz.
Los felices días del verano es un libro que maneja la melancolía como pocos. Escrito por Fulco di Verdura, traducido por Txaro Santoro y publicado por Errata Naturae, nos cuenta un modo de vida ya casi extinto. La vida de una familia noble en Sicilia a principios del siglo XX, con sus costumbres peculiares, sus personajes aún más peculiares y sus lugares mágicos. También peculiares.
Es muy apropiado para el verano, para la lectura tranquila –si se acompaña de un vino fresquito, mucho mejor–, para dejarse transportar a otro lugar y a otra época y que consigue que, aunque no corra la sangre azul por tus venas, seas siciliano ni vivas a principio del XX, la melancolía haga de las suyas y te traslade a los veranos de tu infancia.
Una elección –una apuesta sobre seguro– que además de proporcionarte horas de placer puro y estival, ayuda a la editorial Errata Naturae, que ha decidido no publicar más novedades en lo que queda de año.
Yo desde luego la apoyo con gusto en la Librería Nobel de Almería. Se hace muy fácil apoyar libros como éste.

Rafa, Librería Nobel (Almería)

[Si quieres ver una versión de esta recomendación de Rafa en vídeo-reseña, pincha aquí.]

“Istmo” de Alicia Silvestre Miralles

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

Istmo

Istmo

Silvestre Miralles, Alicia

ISBN

978-84-1340-070-9

Editorial

Prensas de la Universidad de Zaragoza

Mas información

Istmo es un brevísimo conjunto de once poemas en el que el mar, una vez más, vuelve a ser símbolo de muerte, pero sin demasiado fatalismo: se celebra más bien su inmensidad y su generosidad y sus posibilidades y no tanto su lado sombrío, su final, su ocaso, su noche…, obteniéndose, así, algo más bien vital, enérgico, lo cual se agradece. Lingüísticamente audaz, recoge muchas citas de otros autores, préstamos ajenos, en poemas de extensión irregular (nunca brevísimos, nunca extensísimos) que presentan un sentido del ritmo notable, una melodía interesante, recargada y sabrosa pero sin excesivas estridencias, aunque sí con cabriolas arriesgadas y sorprendentes.

La verdad es que este libro diminuto y a ratos excéntrico nos ha ganado, porque tiene talento, gracia, alma. También tiene algo de soberano disparate, casi de locura (controlada), de carnaval lingüístico… pero nos parece que no hay aquí dentro un bla-bla-bla hueco sino una mirada original, una voz real, honesta. Un tanto delirante tanto en fondo como, sobre todo, en forma, pero es un delirio bien meditado y bien dicho.

Para empezar, el título es muy bueno, porque nos coloca geográficamente en el punto exacto desde el que se plantean los poemas: el ser humano ante el mar, con toda su larga simbología. Las dedicatorias que van al frente del volumen son ya el primer “susto”, porque eso de dedicar un libro a Homero o a Conrad o a Coleridge o a Cirlot puede ser hasta parodiable, pero ¡caramba!, también es muy valiente. Y así ya se puede ir preparando al lector cauto para que entienda que va a enfrentarse a un libro distinto, arriesgado, singular, y lleno de terminología marinera.

Sobre el contenido, el libro, aunque algo enrevesado en sus opciones léxicas y sintácticas, en sus muchos neologismos, en sus derivaciones idiomáticas… es bastante claro: la autora -o su personaje- se coloca ante el misterio, la inmensidad, la trascendencia, la eternidad, y ante ello se encuentra, como le sucedería a cualquiera, perfectamente perdida, perpleja, anulada. La solución es la creación, el aullido entre metafísico y lúdico, una locura bien encarrilada y con sentido, con lecturas encartadas.

En muchos momentos el discurso poético se sostiene sobre las aliteraciones, un lenguaje exuberante y voluptuoso, estructuras que buscan ante todo la sonoridad: “¿Dónde estarán las uvas ya bebidas / transidas, transcurridas, transitivas?”, o, en otro sitio: “Capitanea el bajel. / Amaina el ostro, / calla el estro, / cesa el sistro”, lo cual tiene, si se me apura, hasta un punto divertido (deliberado y consciente sí, pero acaso no del todo controlado, aunque funciona: está al límite de lo demente, pero se queda en ese límite, y resulta notable). Y hay algún momento, de verdad, genial, como el uso, tan sorprendente como pertinente, estando donde está, de la polisemia de “parto” (p. 35): ésas son las cosas que elevan el libro y consiguen algo más que salvarlo: casi lo destacan.

Nos alegramos, pues, de que un libro tan diferente como éste haya recibido la confianza de una colección tan veterana ya, y tan crecientemente prestigiosa como “La gruta de las Palabras”, de la Universidad de Zaragoza, y que tenga, así, la oportunidad de surcar por las librerías. Le deseamos buen viaje, sobre todo porque no estamos seguros de que los vientos estén muy a favor de estas propuestas.

Juan Marqués, para ‘Las Librerías Recomiendan

“Un amor cualquiera” de Jane Smiley

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

Un amor cualquiera

Un amor cualquiera

Smiley, Jane

ISBN

978-84-17517-70-0

Editorial

Editorial Sexto Piso

Mas información

En La edad del desconsuelo (Sexto Piso, 2019), Jane Smiley narraba el desconcierto de un hombre frente al alejamiento sentimental de su pareja. Nos sorprendía la habilidad de transmitir un sentimiento tan devastador a través de pequeños acontecimientos domésticos que forman parte de la vida cotidiana de una familia.

Ahora, en Un amor cualquiera, retoma el amor, la familia, el apego y la fidelidad, pero desde la perspectiva de una mujer madura. Rachel, a sus cincuenta años, se reúne un fin de semana con tres de sus hijos para celebrar el regreso de uno de ellos tras una larga estancia en el extranjero. La autora nos muestra cómo van acostumbrándose a tenerse cerca de nuevo, y lo hace reproduciendo sus diálogos rápidos, salpicados de antiguos piques y “nuevas inquisiciones”. Tratan de reconocerse y de adivinar en qué punto de sus vidas se encuentran, qué sienten ahora, qué pesos acarrean y a dónde se dirigen. Pero el reencuentro despierta los incómodos recuerdos del pasado de una familia que ha conocido, frente a momentos de tierna felicidad, el dolor de la separación y el vacío del abandono: “Cuando nos juntamos, los ecos del pasado nos desbordan” (pág. 15).

Delante de Rachel se despliega, junto al fracaso de su matrimonio, las crisis de las relaciones de pareja en las que están sumergidos sus hijos. Siente el peso de una evidencia amarga: toda relación de pareja, tarde o temprano, se acaba, cuando la pasión se extingue.

Chiara Delle Donne, Librería Diógenes (Alcalá de Henares, Madrid)

 

La librera Chiara Delle Donne, en la Librería Diógenes, con el libro reseñado.

“Cuaderno de invierno” de José Luis Cancho

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

Cuaderno de invierno

Cuaderno de invierno

Cancho Beltrán, José Luis

ISBN

978-84-121120-4-7

Editorial

papeles mínimos ediciones

Mas información

José Luis Cancho tiene el envidiable don de conmover a sus lectores siempre, pero siempre de modo suave, hondo pero a media voz, sin exaltaciones ni trampas literarias, con discreción impecable, siempre delicado y siempre verdadero. Lo consiguió en sus libros de prosa, tanto novelas como crónicas testimoniales (la última, Los refugios de la memoria, realmente admirable), y lo logra también ahora, en su sorprendente primer libro de poemas.

Este Cuaderno de invierno trae temas y tonos conocidos para el lector de Cancho: la cárcel y los caminos, el nomadismo y el amor, la soledad y cierta necesidad por dar un sentido al propio pasado. Sin ningún paroxismo, sin ningún patetismo, sin retórica pero con epifanías, siempre con serenidad, el vallisoletano nos transmite una mirada única, nostálgica pero sin hipérboles, bastante conforme con su propia experiencia, indócil con el mundo pero obediente ante la vida y lo que ha ido disponiendo para él.

Sus poemas, de diversidad formal, son una lección de paz, un testimonio de quien supo vivir la vida que le tocó, sin más, tomando decisiones y emprendiendo caminos pero en general dejándose llevar por el propio instinto, al cabo sumiso sólo ante sí mismo, pero atento a los demás, bien dispuesto ante el azar, aceptando las cosas según vinieran, lo cual incluye, por descontado, las circunstancias indeseadas:

 

Lo teníamos todo sin tener nada,

ése era nuestro destino.

No fueron las mentiras

sino la verdad

lo que nos distanció.

No supimos qué hacer

con tanta pesadumbre,

con tanta oscuridad.

No supimos ser pacientes.

Optamos por el silencio.

Hoy sólo me queda el recuerdo

de su rostro bajo el sol de Catania.

 

Juan Marqués, para ‘Las Librerías Recomiendan‘.

“Litio” de Malén Denís

Avatar for Bibabuk Por    |

Litio

Litio

Denís, Malén

ISBN

978-84-17417-16-1

Editorial

CABALLO DE TROYA

Mas información

Apenas sobrepasa las cien páginas, pero Litio (Caballo de Troya 2020), de Malén Denis, ha sido una de las novelas de la cuarentena que más me hizo reflexionar. He compartido y subrayado líneas, he anotado en sus márgenes y he tenido conversaciones conmigo misma acerca de los duelos de los que su autora nos habla: el amor idealizado, algún tipo de trastorno mental y el suicidio de su madre.

Como si fuera un diario de su vida, entramos en él para velar ausencias y comprender la importancia del cuidado en la reconstrucción de una serie de imágenes donde prima el silencio de una mujer que está sola.

Es una novela delicada, intimista y muy personal. No hay trama, no hay desenlace, pero nos lleva de la mano por la historia de su protagonista.

Quizá su protagonista representa a esta generación de migración y precariedad, de pastillas antidepresivas o para combatir la ansiedad, cuando sólo busca la felicidad que tanto nos cuesta encontrar.

En definitiva, es un libro con el que empatizar porque todos y todas hemos pasado por esa edad y hemos sido perseguidos por esos fantasmas y hemos sentido tener una juventud complicada.

Patricia Alonso, Librería Bibabuk (Almería)

“Me desperté con dos inviernos a los lados” de Elsa Veiga

Avatar for Librería de Mujeres Por    |

Me desperté con dos inviernos a los lados

Me desperté con dos inviernos a los lados

Veiga, Elsa

ISBN

978-84-120943-5-0

Editorial

Tres Hermanas

Mas información

 

Nuestra inimitable, insuperable e incansable Izaskun Legarza Negrín, de la Librería de Mujeres de Canarias (Santa Cruz de Tenerife), nos habla desde el espacio infantil de su librería de “Me desperté con dos inviernos a los lados”, primera novela de Elsa Veiga, publicada por Tres Hermanas.

Para escuchar, ver y disfrutar la vídeo-reseña, mirad aquí abajo:

 

“El futuro recordado” de Irene Vallejo

Avatar for Librería Paris Por    |

El futuro recordado

El futuro recordado

Vallejo Moreu, Irene

ISBN

978-84-121551-1-2

Editorial

EDITORIAL CONTRASEÑA

Mas información

 

 

El librero Pablo Muñío, de la Librería París (Zaragoza), nos habla de El futuro recordado de Irene Vallejo (Contraseña), una recopilación de sus excelentes columnas periodísticas (con algún ‘bonus track’ en forma de discurso de inauguración). Y la propia vídeo-reseña también tiene extras y sorpresas, porque, por primera vez en la historia de ‘Las Librerías Recomiendan’… Bueno, mejor vedlo vosotras/os mismas/os…

Y, sobre todo, encontrad el libro aquí:
https://www.todostuslibros.com/…/el-futuro-recordado_978-84…

Para ver y escuchar la vídeo-recomendación (con “cameo” de la propia autora del libro recomendado), aquí.

“Agua salada” de Jessica Andrews

Avatar for Librería Estudio Por    |

Agua salada

Agua salada

Andrews, Jessica

ISBN

978-84-322-3657-0

Editorial

Seix Barral

Mas información

Tras la muerte de su abuelo, Lucy viaja con su madre a Donnegal, en la costa de Irlanda, para asistir al funeral y deshacerse de cosas inservibles de la vieja casa que ambas han heredado. Su madre regresa, pero ella decide quedarse una temporada en aquel lugar solitario y remoto en el que el mar, los espacios abiertos y la tranquila vida rural sustituyen la velocidad y el ruido de su rutina de estudiante universitaria en Londres. Hay en ello una necesidad obsesiva de entenderse, de encajarse en su urgente proceso de construcción y darse un sentido; una constante a lo largo de toda la narración, en la que Lucy repasa su infancia, adolescencia y juventud, mientras absorbe e intenta comprender las extrañas e intensas sensaciones que le descubre su nueva vida.

Agua salada se desliza entre su presente en Donnegal y el relato de su pasado a través de episodios de su vida y de su relación con su familia: su madre adorada, un padre alcohólico sin remedio y su hermano, sordo de nacimiento. Asistimos a su crecimiento, a los cambios en su cuerpo y a su progresivo desarrollo emocional, en el que advierte con desgarro inconsolable el desligamiento natural de su madre, por la que siente un amor profundo y una enorme admiración que se filtran a lo largo de toda la novela. En acuciante lucha por definirse y situarse en el mundo, comienza sus estudios en Londres siguiendo el camino que tanto deseaba, o, como ella dice, que tanto parecía que debía desear y en lo que pone todo su empeño. De ahí, quizá, sus dudas culpables, su inseguridad y su invariable desasosiego. Se entrega así a experiencias de un ímpetu juvenil vertiginoso y salvaje, sin abandonar, sin embargo, su parte de estricta responsabilidad, y que, de alguna manera, quedan justificadas al componer retazos de su incesante búsqueda.

En la soledad de su vida en Irlanda, descubre una realidad más auténtica que la que ha dejado atrás. El vértigo de la ciudad, el cambio constante, se le antojan ahora irrelevantes en contraste con la sensación de permanencia que transmiten la lentitud y el silencio, adquiriendo una especial conciencia de sí misma y de cada pequeña cosa de su entorno. La narración se compone de textos numerados, casi todos muy breves, que con un lenguaje muy sugerente, a ratos poético y simbólico, sucio y callejero en ocasiones, sin exuberancias ni artificios, componen una voz íntima, fresca y a la vez profunda, magnética y cargada de autenticidad. La escritura de Jessica Andrews en esta novela ha alcanzado probablemente el mismo nivel al que ha llegado la narradora en su anhelante indagación personal. Las palabras, dice, dan forma y contorno a los pensamientos, permiten aprehenderlos, jugar con ellos y explorar sus recovecos. Se intuye que, a través de sus experiencias, de su apremiante necesidad, ha alcanzado una especie de sosiego que, generalmente, se va logrando a través de un trayecto mucho más largo en el tiempo. Su inquietud por definirse y pensarse a través del lenguaje construye un hermoso relato, íntimo, profundo y maduro. Y es que querer comprender la vida con los cinco sentidos, acaso su sinsentido, ubicarse en ella y conseguir por fin apaciguar una frenética búsqueda, es tarea más que legítima, pero ardua, y tan difícil de alcanzar como no abandonarse al desaliento y la tristeza. Se precisa, normalmente, toda una vida para ello y las prisas juveniles no suelen dar buenos resultados, cuando se experimenta demasiado sin pensar demasiado. No es lo que le ocurre a la protagonista de Agua salada. Para nada.

Olivia Lahoya Cuende, Librería Estudio (Miranda de Ebro, Burgos)

Olivia Lahoya Cuende, con el libro reseñado, en la Librería Estudio.