Más libros de la semana de Literatura

“Mengele Zoo” de Gert Nygardshuaug

Avatar for Libreria Entre Libros Por    |

Mengele Zoo

Mengele Zoo

Nygardshaug, Gert

ISBN

978-84-18067-74-7

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

La lectura de esta novela, para mí, ha sido un grato reencuentro con elementos que echaba de menos desde hace algún tiempo. Comienza la narración adentrándonos en la selva y sus formas de vida, niños audaces en un poblado que vive en armonía con la naturaleza, y como en cualquier libro de aventuras que se precie, Mino, el cazador de mariposas y protagonista de esta historia, queda huérfano de su realidad. La aldea es arrasada por el ejército de acuerdo con una compañía petrolífera que explota la selva. Ahora Mino, único superviviente, tiene que afrontar su propio destino. Perdido en un mundo que no comprende crece, se enamora, estudia y encuentra las bases ideológicas para desahogar su rabia maquinando cómo detener la destrucción de la selva, el planeta, la vida. Aquí comienza el thriller. Es su situación de falta de identidad la que le proporciona precisamente la invisibilidad que necesita para su objetivo y su habilidad de niño salvaje la que le mantiene con vida ante las dificultades.

Una novela con tintes ideológicos, sin corrección política, que nos plantea algún que otro dilema moral. Señala al humano como un ser egoísta dispuesto a sacrificar todo lo que le rodea en su beneficio y mantener esta forma de vida que tiene un coste muy elevado en vidas: animales, vegetales y humanas. ¿Valen más unas vidas que otras? ¿Cuándo dejaremos de pedalear hacia el abismo? y una vez que esto ocurra, ¿nos llevará la inercia hacia el desastre? Pero ¿qué podríamos hacer?

Él lo tiene claro, lo lleva haciendo toda su vida: cazar mariposas.

Javier Soler, Librería Entre-Libros (Linares, Jaén)

“Simón” de Miqui Otero

Avatar for Sputnik Librería Café Por    |

Simón

Simón

Otero, Miqui

ISBN

978-84-18187-30-8

Editorial

Blackie Books

Mas información

Después de Rayos Miqui Otero se ha tomado su tiempo para escribir su nueva obra, una novela madura, adulta, que lo consagra como uno de los mejores autores del momento. Simón es la historia de una vida entera, la suya propia: crece entre las paredes de un casposo bar barcelonés, se mueve entre las bambalinas de la alta cocina y asciende en el escalafón social hasta casi tocar el sol. Un Ícaro de nuestro tiempo que cuando parecía que lo iba a conseguir todo, perdió altura y se precipitó en un océano de realidad.

Pero Simón no es una simple novela lineal en el tiempo, sino mucho más que eso. Es un proceso de transición a la vida adulta y de búsqueda vital muy conectado con Los detectives salvajes de Bolaño. Es también una novela sobre la amistad, una exquisita oda a la amistad, en la que a pesar de los reveses con la que la realidad golpea a los protagonistas, la amistad se fortalece, se enriquece y se ramifica en infinitas posibilidades como raíces rizomáticas. Además, describe un proceso histórico que comienza con Barcelona 92 y concluye con los estragos que siguieron a Lehman Brothers, es decir, en nuestra más rabiosa contemporaneidad. Y por supuesto es un canto de amor a la literatura en general y a la literatura de aventuras en particular. Porque, tal y como dice Rico, el primo de nuestro héroe o antihéroe, “todo está en los libros”.

Simón es una novela maravillosa, de factura clásica, y Miqui Otero se mueve con un estilo que nos recuerda al mejor Kiko Amat, al ritmo de Junot Díaz y por supuesto a El día del Watusi de Francisco Casavella. Y que a sus lectores les evocará otras muchas cosas, porque, como decía Julia Kristeva, cada cual percibirá las huellas, las citas y las alusiones a las obras literarias según su propia subjetividad.

Rafa y Bea, Sputnik librería café (León)

“Los días luminosos” de Zsuzsa Bánk

Avatar for Librería Santos Ochoa Por    |

Los días luminosos

Los días luminosos

Bánk, Zsuzsa

ISBN

978-84-17902-44-5

Editorial

Acantilado

Mas información

Los días luminosos, de Zsuzsa Bánk, editado por Acantilado, es un libro que llegó a mis manos por la portada, el título, la breve reseña de la contracubierta y el prestigio de la editorial, que nos asegura que leeremos literatura de la buena. Tras apenas haber leído unas pocas páginas, quedé cautivada con su hermosa forma de escribir, la manera en la que relata simples hechos cotidianos muy importantes para los personajes pero, tal vez, triviales para quien los lee. Me sorprende la capacidad de la escritora para cautivar la atención del lector sin grandes y espectaculares escenarios más allá de la simple vida de unas niñas desde el punto de vista del lector, pero sus vidas al fin y al cabo: el amor de una madre soltera aparentemente desequilibrada pero con ideas muy claras, y un “padre” que aparece de vez en cuando pero que quiere con locura a su pareja y a su hija. Éste es el principio de una historia basada en la amistad que no es posible dejar de leer, ni tan sólo saltarse una línea, porque cada una contiene información vital para la comprensión del texto y porque cada una es hermosa por sí sola. Las descripciones de los paisajes son simples pero están llenas de vida, fácilmente nos imaginamos lo que ahí ocurre y, en ocasiones, una pequeña frase es tan profunda que es necesario releerla para afirmar cuánta realidad hay en ella aun estando escrita en un contexto de ficción: “A menudo me he preguntado si podemos ver a los demás como son, si podemos conocer su interior o si sólo vemos lo que ellos nos permiten” (p. 249).

La traducción del alemán, firmada por Marina Bornas Montaña, es impecable: lograr estas sensaciones desde un idioma que no es el original implica una gran sensibilidad por parte de la traductora y la garantía de que ha viajado junto con los personajes. Deseo que quien pueda leer el libro pueda vivir y disfrutar Los días luminosos tanto como lo hice yo.

Como librera me queda el buen gusto de saber que hay muchas joyas literarias esperando ser descubiertas.

Nelly Gonçalves Figueira, Santos Ochoa (Barcelona)

“El valle de las mariposas” de Inger Christensen

Avatar for Las Librerías Recomiendan Por    |

El valle de las mariposas

El valle de las mariposas

Christensen, Inger

ISBN

978-84-17517-99-1

Editorial

Editorial Sexto Piso

Mas información

En 2014 la editorial Sexto Piso publicó Alfabeto, un libro de 1981 de la poeta danesa Inger Christensen, a la que sólo se la conocía en España por su discreta presencia en algunas de las antologías de poesía nórdica que con meritoria tenacidad, casi tozudez, ha ido publicando Francisco J. Uriz durante las últimas décadas. Al reseñarlo en su día comenté que Alfabeto era algo definitivamente distinto, mágico y libérrimo, desatado y contenido a la vez, un texto con algo de mantra que presentaba “estribillos” más o menos sutiles, ecos que iban y venían rebotando por el libro y que daban pie incluso hablar de los “temas” abordados en aquellos versos, entre los que estarían los políticos y sociales, es decir históricos, y los naturales o biológicos, es decir filosóficos (o incluso religiosos), pero al final todos mezclados, superpuestos y casi confundidos en un poema con clara vocación de totalidad que sin embargo, y afortunadamente, nunca renunciaba a una preciosa modestia esencial que era doméstica y telúrica a un tiempo, y que, ambiciosa y humilde, intimista y comprometida, oscilaba con acierto y equilibrio entre lo privado y lo colectivo.

Era y es, en fin, un libro que, por sí solo, bastaría para desmentir el descrédito que, no totalmente injustificado, viene viviendo la poesía últimamente, pero lo que no sabía cuando apareció es que Alfabeto venía a ser en cierto sentido la condensación o tal vez la reelaboración de otro poema mayor que Christensen había publicado doce años antes, en 1969, con una repercusión inmediata y clamorosa en su país. Ese extenso poema, titulado simple y misteriosamente Eso, fue también editado por Sexto Piso en marzo de 2015 en heroica edición bilingüe y, leyéndolo, comprobamos que, en efecto, con él la poeta ofreció un primer texto de ambición universal e intemporal que, como magníficamente y sin ninguna exageración explicaba el texto de la solapa, “es una cosmogonía que, a medida que surge, va creando el mundo; es un himno que celebra todas las cosas que existen sobre la tierra; es un tratado poético sobre el origen del lenguaje y del ser; es una reflexión sobre la sustancia misma de la que está forjada la realidad y sobre la percepción que tenemos de ella; es una crítica a las instituciones mentales y políticas que rigen la vida humana”…

Ahora, cinco años después, la misma editorial ofrece las postrimerías de la obra de Christensen, sus dos últimos proyectos (Poema sobre la muerte y El valle de las mariposas, de 1989 y 1991, respectivamente), precedidos de sus libros de 1969 y 1979: Escaleras de agua y Carta de abril, traducido todo por Daniel Sancosmed Masiá.

La poesía de Christensen es fascinante siempre, y Escaleras de agua es, realmente, una buena introducción: allí todo comienza con lo que parece una especie de inventario de las plazas de Roma, para derivar en un poema radicalmente subjetivo, con estructura musical de repeticiones y variaciones, en el que se desmonta el lenguaje y, con él, la realidad. Carta de abril es, en mi opinión, la pieza más magistral de este volumen, una obra que reivindica las “ocurrencias / en un mundo de resultados” y hace que, a través de estribillos y circularidades, parezca fácil escribir poesía sublime: “Quién sabe / si la granada / sabe en su fuero interno / que se llama / de otra manera. / Quién sabe / si yo / quizá me llamo / de otra manera / distinta a mí. / Pienso, / luego soy parte / del laberinto. / Palabras de consuelo / y esperanza de encontrar una salida”… En el Poema sobre la muerte no se hace otra cosa que constatar su inefabilidad, y el ya epilogal El valle de los mariposas es una corona de sonetos “encadenados”, como si justo al final de su vida, al final de su poesía, Christensen decidiese regresar a cierto “orden”, dado que no hay nada más ordenado, cuadriculado e inapelable que morir. Pero lo importante es la lección general, que en verdad convierte a esta mujer en una de las cimas de la poesía universal del pasado siglo, y, entre todos los aciertos, entre todo el talento, entre todo el trabajo, la Carta de abril queda como ejemplo definitivo de cómo la poesía puede conseguir que lo cotidiano se haga trascendente, inextricable y maravilloso: “escribo un poema / en el reverso de un dibujo / que representa algo / que no entiendo”…

Juan Marqués, para ‘Las Librerías Recomiendan

“Mapocho” de Nona Fernández

Avatar for Librería de Mujeres Por    |

Mapocho

Mapocho

Fernández, Nona

ISBN

978-84-120920-9-7

Editorial

Editorial Minuscula

Mas información

Nona Fernández Siles (Santiago de Chile, 1971) es una reputada escritora y actriz que cuenta en su haber con varios textos teatrales, cuentos y novelas que han obtenido diversos premios. El año 2018, cuando la editorial Minúscula (una de esas editoriales exquisitas que siempre hay que tener en cuenta) publicó Chilean Electric y tuve el placer de leerla, supe que acababa de descubrir una nueva autora de referencia. Me lancé, entonces, a la búsqueda y captura de sus obras y leí con asombro Voyager y La dimensión desconocida, ambas publicadas por Random House en nuestro país. Totalmente subyugada por la escritura de la chilena, al ver un nuevo título en las novedades me abalancé, voraz, sobre él. Así, impaciente y fascinada, leí Mapocho, reeditada en Chile en 2019 y republicada en España, de nuevo por Minúscula, en septiembre de 2020.

Mapocho es el nombre de un río que nace en la cordillera andina y atraviesa durante algo más de treinta kilómetros la ciudad de Santiago de Chile, la ciudad cuyas calles quedaron sin volver a pisar tantas personas. Un río que arrastra los desechos de la capital chilena hasta el río Maipo, que culmina en el Pacífico. Un río, como tantos otros, que la acción humana ha convertido en un flujo “hediondo”, o, en palabras de la autora: “El Mapocho es hediondo, está lleno de caca y de muertos, lo sé, pero dicen que al final se encuentra el mar” (p.175).

Mapocho es, también, el título de la primera novela publicada por Nona Fernández Siles (en 2002) y que ahora vuelve, apenas modificada, a estar disponible para la lectura en nuestro país. La novela se estructura en cuatro partes que llevan los títulos de Cabezas y ombligos, Diablos y muertos, Padres y guachos y La Rucia y el Indio, a las que se suma un breve texto de la autora, escrito para esta edición con el título de Hechizo de mierda (a modo de epílogo). Cada parte se divide en varios capítulos, sin título, y en todas ellas la narración se desarrolla en un lenguaje coloquial, ajeno a lo académico y plagado de “chilenismos” que contribuyen a enriquecer el texto y darle veracidad. La historia es la de la Rucia y el Indio, hermanos que vienen de: ”La misma tripa hedionda, el mismo hoyo que almacena pelusas y mugre” (p. 24). Es, también, la historia de la madre y el padre (Fausto), la de la agüela, la del barrio. Es la historia de una casa, de una ciudad, de un río y sus puentes, de padres y presidentes: la historia de Chile, la otra historia, la que mira la cara oculta, las voces silenciadas, las vidas y las muertes de quienes habitan sitios a los que hasta la Virgen del Cerro, la que “vino de Francia” da la espalda: “(…) Cada vez que te pierdas, Rucia, recuerda que vivimos mirando el poto de la virgen. La doña no tiene ojos para nosotros, solo mira a los que están del otro lado del río, así es que mientras el resto de la ciudad le reza a su cara piadosa, nosotros nos conformamos con su traste, que por lo demás no está nada mal, todo blanco y de loza, todo casto y puro, el poto de la virgen” (p. 28).

Mapocho es una novela que fluye sin estancarse, que narra desde lo concreto las mentiras de la Historia oficial, que reivindica, que grita, que pone voz a quienes no la tienen, que exige justicia. En estos momentos en que se debate en nuestro país la necesidad de una Ley de Memoria Democrática leer Mapocho es leer nuestro pasado silenciado y escuchar a nuestros muertos porque: “El pasado tiene la clave. Es un libro abierto con todas las respuestas. Basta mirarlo, revisar sus páginas y abrir los ojos con cuidado para caer en cuenta. El pasado es un lastre del que no hay cómo librarse. Es mejor adoptarlo, darle un nombre, aguacharlo bien aguachado bajo el brazo, porque de lo contrario pena como un ánima con los rostros más inesperados. Tortura con la forma de un olor, de una música, a veces de un sueño” (pp. 191-192).

Lean Mapocho. Démosle una oportunidad al futuro.

Izaskun Legarza Negrín, Librería de Mujeres de Canarias (Santa Cruz de Tenerife)

 

 

 

 

“Madres e hijos” de Theodor Kallifatides

Avatar for Librería Estudio Por    |

Madres e hijos

Madres e hijos

Kallifatides, Theodor

ISBN

978-84-18218-57-6

Editorial

Galaxia Gutenberg

Mas información

“Mi madre es mi patria. Cuando la pierda, perderé mi patria”… Theodor Kallifatides se pone tierno en esta narración que gira en torno a su madre, como sólo un hijo, una hija, puede hacerlo con su madre anciana, y, por lo tanto, se deduce, alcanzada cierta edad. Sus viajes a Grecia poseen para él ese doble sentido de regreso: a su patria y a su madre, vertebrado en un único y poderoso sentimiento de pertenencia. El autor nos cuenta un viaje de siete días a su Grecia natal para visitar a su madre, un viaje que suele realizar una vez al año desde Suecia, país en el que vive desde hace más de cuarenta años. Esta vez le acompaña también la lectura sosegada del relato que su padre escribió a petición suya poco antes de morir, en el que cuenta, de manera excepcional, los avatares de su vida. La ternura y añoranza que normalmente despierta el regreso a su país se desbordan con el añadido de esa parte desconocida de su padre. Su país, su ciudad, su madre y su pasado, es decir, el principio de todo: volver. Y si, como dice, “lo pasado es lo único que tenemos”, el regreso se convierte siempre en el encuentro con uno mismo, con una identidad inequívoca y esencial que se abre como una herida en cada paseo por las calles atenienses, en cada instante vivido junto a su madre.

La casa materna es el último refugio donde madre e hijo comparten comidas y cafés, recuerdos, confidencias y risas, miradas y silencios. Una forma de complicidad que estrecha ese vínculo íntimo, invisible e inviolable aun en la distancia. Es la celebración del reencuentro, en el que ninguno puede obviar la posibilidad cada vez más real de una última vez. Con un tono nostálgico, un lenguaje sencillo y entrañable, Kallifatides recupera con casi infantil entusiasmo y benevolencia su condición de niño mimado por las atenciones de su madre, y anticipa de alguna manera el vacío de su muerte. Un hilo invisible quedará colgando y ya nada será igual. Cuando eso suceda, volverá (o no) a Grecia, la que fue su patria, y se reencontrará con un pasado que sentirá inevitablemente más lejano y ajeno que nunca. La frase con la que cierra el libro: “Eso es lo que significa tener una madre. Siempre llevas dentro un principio”, maravillosa, encierra en sí misma la esencia del relato.

Olivia Lahoya Cuende, Librería Estudio (Miranda de Ebro, Burgos)

“Stella” de Takis Würger

Avatar for Librería Diógenes Por    |

Stella

Stella

Würger, Takis

ISBN

978-84-18107-29-0

Editorial

SALAMANDRA

Mas información

Stella, de Takis Würger, narra un año en la vida de Friederick, un joven suizo de padres acomodados que decide pasar una temporada en el negro Berlín de 1942. Su intención es “separar los rumores de la verdad” y ver con sus propios ojos si son ciertas las noticias acerca de la persecución de la población judía por parte de las autoridades del Tercer Reich.

Llega a un Berlín oscuro, donde casi todo está prohibido, unos siniestros guardias urbanos patrullan las calles pidiendo la documentación a los viandantes de forma arbitraria, falta todo tipo de alimento e impera el mercado negro. Decide frecuentar la escuela de Bellas Artes y allí conoce a Kristin, una chica alemana enigmática, tan imprevisible y atrevida que le descubre la vida nocturna clandestina, los excesos del alcohol, el sexo y un mundo de afectos y sensaciones que le eran del todo desconocidos. Pero, con ella, es también testigo de la terrible situación en la que se encuentran los judíos en Alemania. Es entonces cuando se da cuenta de que nada es lo que parecía ser y cae en una vorágine de decepción y cierta sensación de culpabilidad.

A nivel formal, la novela, breve, se organiza en doce capítulos, uno para cada mes que Friederick pasa en Berlín. Cada capítulo consta de tres planos narrativos. El primero, con el que arranca cada capítulo, narra de forma aséptica y distante qué estaba ocurriendo en el mundo ese mes en el terreno político, cultural, social o científico. El segundo plano nos cuenta las experiencias del protagonista en la ciudad alemana durante el mismo mes. El tercer plano, con el que se cierra cada capítulo, consiste en la transcripción, en cursiva, de un fragmento de unos expedientes judiciales cuyo significado iremos entendiendo conforme avanza la historia. Se trata de documentos reales, actualmente conservados en el archivo histórico de Berlín.

Mientras la novela avanza, el joven va descubriendo lo que hay detrás de la fachada del régimen nazi, detrás de las banderas gigantes y los lemas altisonantes; le quita el velo a todas las mentiras que lo tenían engañado.

Chiara Delle Donne, Librería Diógenes (Alcalá de Henares, Madrid)

“Ella dijo Destruye” de Nadia Bulkin

Avatar for Librería Dorian Por    |

ELLA DIJO DESTRUYE

ELLA DIJO DESTRUYE

Bulkin Nadia

ISBN

978-84-949232-8-9

Editorial

LA BIBLIOTECA DE CARFAX

Mas información

Imaginad un mundo donde los muertos permanecen junto a los vivos, durmiendo en la misma cama, o sentados en su sillón favorito. Siempre distantes, ausentes, como carcasas huecas de lo que una vez fueron. Esperan en silencio a que un viejo petrolero reconvertido los lleve a Zurichia, un continente exclusivo para los muertos. Imaginad ahora que algunos de estos cadáveres se niegan a partir y acaban corrompidos y transformados en espíritus oscuros llenos de hambre y furia llamados sangrantes.

Como concepto, un más allá como espacio físico, fronterizo al nuestro, y con problemas de superpoblación, ya da una idea de lo alto que vuela Nadia Bulkin en sus relatos. En los otros doce que componen el volumen vas desgranando joyas absolutas del género, cuentos tenebrosos que parecen desarrollarse en limbos donde las leyes de la física se han suspendido temporalmente, donde el chamanismo más salvaje o la magia más sangrienta posee efectos físicos tangibles.

En su conjunto, los trece relatos son un constructo, un gólem armado con piezas de una orfebrería exquisita que constituye un monstruo literario casi imparable.

Ella dijo Destruye es un aullido sangriento, una caminata salvaje que deja los pies en carne viva. Su concepto del terror es tan atávico, tan visceral, que mi yo paleolítico tan sólo quería trepar a los árboles y arrojar fruta podrida a los depredadores.

Nadia Bulkin te mete en su saco y te lleva con ella a celebrar una hecatombe a algún dios alienígena de nombre impronunciable. Nadia Bulkin te hace sentir el calor de la pira y el olor de la carne. Y cuando crees que no puede sorprenderte más, se lleva a Lovecraft de turismo y reconstruye, ladrillo a ladrillo, Innsmouth en Indonesia.

La referencia al país asiático no es gratuita. Bulkin pasó su infancia a caballo entre Java y Nebraska. Sus relatos no pueden escapar a la historia reciente del archipiélago, cimentada sobre las heridas de la invasión japonesa durante la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, el auge del Partido Comunista de Indonesia y los genocidios perpetrados por el presidente Suharto. Son historias ancladas a una compleja situación sociopolítica, donde la rabia se entreteje con  la indignación ante la desigualdad social y la miseria. El único monstruo verdadero es el Estado.

El folclore y la mitología de la región aparecen con frecuencia. Sus bestias míticas son tan cotidianas como sus gentes, la superchería tan real como sus calles. No es extraño que un relato esté protagonizado por un dukun, un chamán local, y el siguiente por una cheerleader de alguna ciudad del medio oeste americano, enfrentada a la venganza oscura y desatada de los árboles.

Ella dijo Destruye te infecta como un puñado de insectos anidando en tu cabeza, como un diente podrido penetrando en el hueso. Es, sin duda, uno de los mejores libros de relatos del año. De esa extraña especie de unicornio que se queda contigo y te acompaña durante mucho tiempo. Es un compañero triste, es un compañero hermoso y despiadado, pero es un compañero necesario.

Y cuando lo terminas y lo cierras, sólo queda la oscuridad, la sonrisa eterna de una calavera, que puede morder, pero no besar.

Sergio García, Librería Dorian (Huelva)