“12 poemas de Antonio Machado ilustrados por Pablo Auladell”

Avatar for kirico Por en

12 poemas de Antonio Machado

12 poemas de Antonio Machado

Machado, Antonio

ISBN

978-84-8464-045-5

Editorial

Kalandraka Editora

Donde comprarlo

Hay libros que trascienden su valor como objeto y se convierten en otra cosa, en pequeñas obras de arte, ligeras y portátiles, capaces de seducir a todo tipo de lectores por esa magia que surge entre la palabra y la imagen. En este caso, entre el verso y el dibujo.

Por eso no sabemos muy bien a quién va destinado el libro que os recomendamos hoy: si a los niños de Primaria que empiezan a acercarse a la vida y obra de Antonio Machado, a los jóvenes que tendrán que comentar los poemas o a los adultos para quienes algunos de estos versos tienen banda sonora propia.

Y no importa porque lo que sí sabemos es que estos “12 poemas de Antonio Machado ilustrados por Pablo Auladell” es una edición bellísima de Kalandraka Editora, que vuelve a dejar patente su amor por la poesía.

La selección la han preparado Manuela Rodríguez y Antonio Rubio con algunos de los poemas más célebres del escritor sevillano, como ya hicieron en 2014 con algunas de las composiciones infantiles de Lorca en “12 poemas de Federico García Lorca ilustrados por Gabriel Pacheco“. Ambos son libros hermanos.

Dice Pablo Auladell en el epílogo de este poemario ilustrado que “nuestro poeta pertenece, sin duda, a ese grupo de artistas mayores que han caído en un conjuro que los atrapa y los aparta del mundo, algo que les sucede en la infancia a niños especialmente sensibles”. Ese conjuro lo recibió Machado en los jardines del Palacio de las Dueñas, junto a los limoneros y la fuente del patio.

Por ese espacio de la infancia transitan algunos de los poemas seleccionados, como “Pegasos, lindos pegasos”, “Recuerdo infantil”, “Las moscas” o “Parábolas”. No faltan en este volumen algunos de los “Proverbios y cantares” más conocidos (nunca perseguí la gloria; caminante, no hay camino…), la famosa saeta, la elegía a Federico García Lorca, “El crimen fue en Granada”, y el “Retrato” con el que se cierra la selección.

Los versos de Machado ya eran universales y ahora se presentan enriquecidos con la interpretación que Auladell hace de ellos, con sus claroscuros y los suaves trazos de color, deteniendo el tiempo entre limones, músicas y fuentes.

No lo dudéis. Es este un libro hermoso, que ha nacido para perdurar en los fondos de las librerías, y para atesorar en casas, colegios y bibliotecas.

Sonia Domínguez / Grupo Kirico