“La bestia del señor Racine” de Tomi Ungerer

Avatar for kirico Por en

La bestia del señor Racine

La bestia del señor Racine

Ungerer, Tomi

ISBN

978-84-17552-50-3

Editorial

Blackie Books

Donde comprarlo

Hay libros que despiertan un gozo instantáneo. Una alegría disparatada que acompaña la lectura, sobre todo si es lectura en voz alta, como la que a veces reúne a mayores y pequeños en torno a un libro.

Ese gozo es lo que nos transmite “La bestia del señor Racine” del siempre genial Tomi Ungerer, traducido por Miguel Azaola y publicado por Blackie Books, dentro de su colección Gran literatura para lectores pequeños.

El señor Racine es un tranquilo recaudador de impuestos ya jubilado que disfruta cuidando de su pequeño huerto y cultivando, orgulloso, un frondoso peral cuyas peras no vendería ni por todo el oro del mundo.

Cuando una mañana descubre horrorizado que todas las peras han desaparecido, monta guardia en su casa disfrazado con su viejo uniforme de soldado de caballería, sable incluido, para atrapar al ladrón.

La autora del hurto resulta ser una bestia de melena áspera y desgreñada, del tamaño de una ternera joven, sin huesos ni tejidos corporales, parecida a un montón de viejas mantas mohosas. ¿Qué -o quién- será esa bestia?

Desde ese momento, la apacible vida del señor Racine cambia por completo.  Está tan fascinado con la misteriosa criatura que decide domesticarla teniéndola cerca y dándole lo que le gusta: helados, pasteles, chocolate, música, paseos en mototriciclo y juegos. Puede que el señor Racine haya perdido las peras pero ¡ha ganado un amigo!

No os vamos a desvelar el final del libro, la gran broma que acabará por ser descubierta en la Academia de las Ciencias de París, ante la ira de algunos y la comprensión del señor Racine.

Sí os decimos que esta historia gamberra, delirante y tierna, que nuestras librerías os recomendaron las pasadas navidades, gana en riqueza con cada nueva lectura, ya que vamos descubriendo los detalles de los dibujos de Ungerer que aportan mucho humor y la alegría de la que os hablábamos al principio.