“El diario de Virginia Woolf. Vol. III (1925-1930)”

El Diario de Virgina Woolf, Vol. III

El Diario de Virgina Woolf, Vol. III

Woolf, Virginia

ISBN

978-84-120943-3-6

Editorial

Tres Hermanas

Donde comprarlo

 

Si no sintiera nunca estas tensiones extraordinariamente penetrantes –de desasosiego, sosiego, felicidad o malestar–, flotaría en una balsa de conformidad. Aquí hay algo por lo que luchar, y cuando me despierto por la mañana temprano, me digo a mí misma: lucha, lucha. V. W.

Hay tanto jugo que sacar a este libro… ha sido delicioso y adictivo leerlo. Hay tanta belleza escondida en sus reveladoras páginas…

La mujer, la escritora, se nos muestra en trazos cotidianos y uno siente que es excepcional poder colarse en su atmósfera como un fantasma que la persigue o como un elemento más que forma parte de la habitación, de Londres o de un paisaje, observándola, acompañándola en sus pensamientos, en sus paseos, en sus miradas.

¿Cuál es el misterio de Virginia Woolf? ¿Qué es lo que tanto nos atrapa?

¿Su valor, su sinceridad, la desnudez de sus defectos, sus batallas, sus contradicciones,  su indudable genio como escritora, su fluir, su conocimiento de la oscuridad y la profundidad del alma, su deseo fundamental de libertad?

En este diario que abarca los años comprendidos entre 1925 y 1930, años de éxito, de una gran creatividad, años de una situación económica próspera, de una fama que iba en aumento y donde la vemos buscar constantemente el equilibrio entre los deberes sociales y la necesaria soledad para poder crear, descansar y nutrirse de la experiencia de lo cotidiano, entramos en una pinacoteca en la que la artista que presenta sus obras es la propia Virginia Woolf y en la que disfrutamos de innumerables autorretratos pero también de retratos descarnados, certeros, cariñosos o feroces de su círculo familiar más cercano y de la sociedad inglesa del momento.

Asistimos en estas páginas al proceso de nacimiento y creación de algunos de sus libros más emblemáticos como La señora Dalloway, Al faro, Orlando, Una habitación propia o Las olas, asistimos a sus momentos de felicidad, a sus momentos de enfermedad, a sus momentos de tristeza o de soledad creativa, somos testigos de su infatigable deseo de ser libre, pero sobre todo lo somos de su amor por la escritura, de su constante lucha para que la literatura tuviera como tuvo, un lugar vital en su existencia, porque como escribe el 30 de diciembre de 1930, “es la literatura lo que me da mi verdadera dimensión”.

Leer estos diarios se convierte así en un aprendizaje sobre Virginia Woolf y su mundo, pero quizás eso que tanto nos atrapa cuando la leemos, es ese misterio que envuelve lo inaprensible:

“El verano se ha convertido en cenizas sin haber llegado a arder”, Virginia Woolf.

Sagrario Santamaría Martín, Librería Taiga (Toledo)

Be the first to write a comment.

Deja un comentario